miércoles, 31 de diciembre de 2008

El año de Carola

Mi año, apareció sin sobresalto. Sin demasiada desmesura. Diría que normal. Con lo típico de todos los años: cena familiar: con papá (en ese momento figuraba en los planes, con la imagen de excelentísimo hombre), mamá (representando el matrimonio de la perfección que todos quieren igualar), hermana, sobrino, marido, tíos, primos (sin presentir algunos abruptos finales), y la infaltable abuela.
Todo comenzó aquel treinta y uno de diciembre, con mesa larga y Facundo sentado frente a mí (eran nuestro momento de charla, el contándome sus cosas yo las mías). Pronto se hicieron velozmente las doce. Y al grito de todos: ¡Feliz Año nuevo!, la playa era testigo: de risas, lágrimas de emoción, de la noche estrellada, del calmo mar iluminado por algún artificio.
Los turrones se desparramaban en nuestras finas bocas. Y el Mantecol se esfumaba por culpa mía y el joven Facundo. Todo sonaba a gracia, hasta que de repente siendo ya las doce y dos minutos suena mi celular. Era un mensaje de texto. En el momento pensé que sería de Lucila, ella es…
¿Cómo definirla?, en realidad creo que somos juntas una linda especie de Thelma y Louise.
Increíblemente pasan los años y todavía perdura la amistad, a veces suelo pensar que es raro para los tiempos que corren….No se si existe un adjetivo preciso para calificarla: loca linda, le sentaría bien….
Pero a diferencia de otros años, alguien le ganaba. Era mensaje de Valentín:
-
¡Hola! ¡Carola buen comienzo de año….por un hermosísimo año, y por más tiempo juntos!
Saludos desde aquí.
PD: ¡No tomes copas de más!, Ja.
Luego, si llego el mensaje de Lucila, y mi respuesta: Esta vez perdiste amiga, ja ¡Feliz Año!, y por otro más: ya perdí la cuenta de cuantos son….
En eso Facundo, atento a todo como siempre:
¿Quién te mando un mensaje tan repentinamente?
Y mi respuesta solo fue: un amigo.
Facundo- ¿Amigo?, yo no creo en la amistad entre el hombre y la mujer.
Yo: Pues yo si que creo.
Facundo- Veremos….
La noche paso, los días también, volvimos de la playa (o mejor dicho aun: volví), por unos días. La ciudad me esperaba con trabajo que debía terminar, para si poder retirarme definitivamente a mis amadas y ansiadas vacaciones. Además algo importante ocurriría: mi Thelma aumentaba un año más (para decoró no diré su edad).
Luego, volvía a aquella playa, la misma que me vio crecer, vivir y sentir. Este año no sería esquivo: ésta sería testigo de muchas cosas., que se pueden enumerar (no se si por orden de importancia, ahora en los finales del año lo dudo):
Mi padre... (Aquí comenzó a desaparecer.). Un tiempo después ya ni figuraría en absoluto.
Valentín (que, como siempre, tenía razón mi primo: la amistad entre el hombre y la mujer no existe jamás).
Mi madre, que comenzaba a descreer en los finales felices.
Mi cabeza que otra vez, por desgracia, retomaría su protagonismo.
Y mis aventuras con Lucila.
Las amadas vacaciones pasaron como un dulce suspiro, casi sin darme cuenta, diría yo….
Prontamente me encontraba en febrero, retomando la rutina, y dándome cuenta de que aquel excelentísimo hombre se esfumaba tras las nubes.
Aunque de igual manera, lo tenía a él, que en su momento logró que yo tampoco me borrase como la tinta, por culpa de mi padre. Si Valentín sirvió para ese tiempo.
Luego, creo que para mejor, él también se batió en retirada. Los dos, no se si por mutuo acuerdo, nos retiramos sin hablar, esa maldita costumbre de la falta de palabras de ambos.
Igual seguí verificando la teoría de Facundo: ¡No existe la amistad entre el hombre y la mujer!
Y el curso del tiempo siguió mes a mes, con algunos cambios lógicos., con felicidades trasmitidas: lindas combinaciones (por no decir excelentes) de música y amigos
El año parecía continuar de forma tranquila, sin sobresaltos (más los ya vividos, que creo no fueron pocos).
Hasta que la palabra metamorfosis, se metió en mi alma una noche. Dejándome atónita ante lo sucedido. En su momento quería saber- o entender- por que el viaje sin retorno de Facundo. Lo medite muchas veces en la cama- pensando la posible respuesta- aunque sabía que no estaría allí. Quién sabe donde encontrarla….Sin embargo, hoy lo veo con algo de nitidez (muy poca, casi nula). Pero algo se vislumbra.
Todo había sucedido tan rápido, ya me encontraba en octubre. Tantas cosas había atravesado, recuerdo las alegres: en mi mente se vienen imagines, que inclusive hoy- me disparan una sonrisa en mi rostro. Si supieran…si Lucila era mi Thelma, Clara y Alejandra no se a que pertenecerían, pero lo que si sabía que eran partes de las alegrías y de las presencias cuando la suerte o la risa era esquiva.
Y aquí estamos llegando a diciembre nuevamente, a los finales, a la fiesta de fin de año. A la mesa larga con la familia completa (bueno corrección: casi completa), el mar siendo testigo. Con mensajes de otros participante, con Ismael (infaltable) sonando de fondo. Con algún texto perdido por ahí de Valentín, hace tiempo que no se nada de él, supongo que se encontrará de para bienes: me alegro por él.
¿Y yo? Con una copa en la mano y mi reloj marcando las 11.58, y meditando: que año ¡ que cambios!.
¡Brindemos!, ¡salud!. Se que nada es lo que era. Pero no importa: estamos para contarlo y eso vale ¿no? Si lo vale. Así que tomemos el champagne que esta excesito…

lunes, 22 de diciembre de 2008

El por que tiene nombre

Amanda(o ¿mamá?), era una mujer altanera, que imponía respeto. Con un humor muy poco frecuente, o quizás casi rozando al negro. Nunca entendí el amor hacía papá (creo que jamás podré decirle Héctor, siempre será sencillamente papá), él era la antítesis de ella. Pero así en su mundo se amaban (¿se amaban?).
En tal caso si no era; sabían simularlo muy bien. Habitaba tanta farsa en la familia…… (Quien sabe el por que) y yo era cómplice de todo eso. Tal vez por eso mi huída.
¿Y por que digo farsa?, para comenzar podría contar la historia de Humberto.
Si del tío un Humberto, para todos había fallecido de un maligno cáncer. Aunque todos sabíamos lo que padecía, tenía HIV (nunca me entere el por que, ¿sería por sus tantas noches de putas?, quien sabe). Todo era secreto de familia, y era algo que jamás debía ser debelado, como todo o casi todo.
Desde niño, viví en ese mundillo de mentiras, poblado de gente falsa. Siempre sentía que el único honrado era papá. En realidad creía que el era también victima de ese nefasto orbe, como yo.
Creo que mencioné muy poco a Víctor. En verdad no hay demasiado para decir de él, nunca logré tener una buena relación (aunque la familia pretendía lo contrario). Ahora, en este preciso momento se estruje mi mente al recordar la palabra con la que reconocía a Alicia cuando ella estaba conmigo: frígida. Odiaba tanto que digiera esa nefasta palabra. Y aún más odie, cuando supe que esa ¿frígida? estaba noviando con mi hermano (si, con aquel que nunca supo tratarla bien).
Alicia siempre fue importante en vida, ella significo la primera mujer con la que estuve y ame (el amor que sentía no lo volví a vivir jamás).
Y también formó parte de lo único alegre de mi despedida (curioso ahora lo veo con gran nitidez ese día). ¿Alegre?, ¿despedida?, ¿día?, ¿nitidez?
Tranquilos, comenzaremos por partes: por horas, minutos y segundos.
Antes que nada, tendré que aclarar un nombre (me resulta irritante y doloroso decirlo, no por el bambino; pobre, si no por sus padres: Joaquín). Sin demasiadas preguntas por favor; el es mi sobrino hijo lamentablemente de Alicia y Víctor. No lo conozco aún, salvo alguna foto de niño pero no en persona. Él tiene cuatro años. Nació a los meses de que yo este aquí .Tal vez sin saberlo; ¿ésta noticia también influyo en mi partida?
Ésta será la primera vez que cuento mi noche anterior a tomar el vuelo a Francia.
Yo estaba en casa, en una típica cena familiar escuchando y siendo partícipe del simulacro que significaba mi partida (los falsos llantos y demás), hasta que de repente decido huir a tomar aire fresco al río. Sin darme cuenta atrás mió también se escapaba Alicia. Al rato llego al río y allí me quedo contemplando la calma de la noche, la luz de las estrellas, mientras un cigarrillo desaparecía de mi boca. Habitaba tanta paz en ese lugar….y yo me encontraba tan feliz realizando mí despida solitariamente, en realidad no tan solitariamente: unos minutos más tarde una mujer alta y flaca se acerca a mi lado. Si, era Alicia. Estaba tan linda ese día….su pollera marcaba su cintura fina que solía tener.
En eso toma un cigarrillo sin decirme una sola palabra. No hacia falta, ella estaba tan triste como yo (quién sabe el por que).
-Alicia: Hay tanta falsedad aquí en tu familia, tanta como la mía. Tienes suerte de escaparte de este sitio.
Por unos segundos al escuchar esto pensé en decirle si quería irse conmigo. Pero no me anime. No se por que suponía que ella diría que no.
Sólo la mire fijamente, hasta que mi cuerpo y mi alma no toleraron estar allí. Bueno, su cuerpo y su alma tampoco. Nos volvimos a mirar (parecía como la primera vez que nos habíamos visto), nos abrazamos, lloramos. Hicimos que nuestros cuerpos fueran solo uno, volvió a existir el placer….
Con sólo pensar en ese instante mis manos se humedecen. Luego existió lo que todos ya conocen: mi partida, mi vida aquí en Francia. Los primeros días fantasee con ese encuentro. Hasta que se desvanecieron con la carta de mi hermano comunicándome que tendría un primogénito. Ese día mi llanto no cesó en todo el día….
En fin, no me resulta grato hablar del tema. Así que aquí le pongo punto final.
Mejor me voy a revisar el correo que me ha llegado hace apenas unas horas.
Seguro hay correspondencia de Buenos Aires: alguna estúpida carta navideña de mi familia.
Mientras lo chequeo, existe algo que me llama la atención y me impacienta: una carta de Alicia (desde los cuatro años que vivo aquí no me ha escrito demasiado), ¿será algo importante?, lo dudo: sólo se tratará de buenos augurios para las fiestas.
Haber…veremos que dice
¡Hola Ernesto! ¿Cómo te encuentras?, sabes que aquí se te extraña demasiado (o por lo menos yo te necesito en gran cantidad). Seguro te preguntarás el motivo de mi carta. Más allá de los buenos saludos para éstas fiestas venideras. El asunto es otro. Algo que no me deja dormitar por las noches, y podría decir que hasta me quita el aire. Junto a la carta enviada te mando una foto de Joaquín. Como te darás cuenta esta grande, hermoso: posee la sonrisa, timidez y los ojos azulinos tuyos. Si cada día que atraviesa se parece cada vez a su padre……..
¿Dije su padre? ¿Hace falta algún tipo de aclaración? Creo que no. Ésta angustia me estaba matando. Ahora ya lo sabes, perdón por dejar pasar estos cuatro miserables años. Nunca pude decirte absolutamente nada. Me despido esperando alguna respuesta tuya .Besos desde tu Argentina querida. Alicia

Y así cortante-como era ella- termino su carta. Disparó una granada sin ningún tipo de explicación. Y yo aquí solitariamente en Francia, pensando en que desde hace cuatro años tengo un bambino y que nunca lo supe. ¿Y ahora?
Ahora me espera las fiestas, pero en familia. Si aunque la deteste, alguien me necesita.
Y ese ser es el por que.
Que desde este instante tiene nombre: Joaquín.

sábado, 6 de diciembre de 2008

Quien sabe el por que...

A veces medito el por que de estar aquí. El por que encontrarme con el crudo invierno que suele invadir mi soledad.
Pienso en papá (aunque la mayoría de las veces trate de evitarlo), y en mamá sumergida en la tristeza luego de mi partida .Aunque realizando una breve corrección se podría decir que el dolor que tenía su cuerpo no era mi viaje, claro como la mayoría de las cosas.
Raro (o tal vez no tanto, quién sabe el por que) nunca reflexiono sobre Víctor y muchísimo menos sobre Alicia. Es más; para ser exactos es la primera vez que suelo nombrarlos juntos (quién sabe el por que).
Hoy ya va ser cuatro años de mi partida, cuatro ¿ilustres? (no sabría definir si así lo fueron) de horas y meses vividos aquí en Francia. Tal vez ésta sea la causa de mi repentina memoria. Tengo tan presente el día de mi salida de Martínez, un lugar tan querido por mi….
Recuerdo que viaje un primero de diciembre en un vuelo por la mañana, justo un mes después de la ausencia de papá y de los tres meses del alejamiento de Alicia. Aunque en realidad Alicia se había apartado de mí mucho antes, obviamente jamás me percate en esto (quién sabe el por que).
Me fui con la furia contenida, el dolor que estremecía mi vientre. Con el llanto que se asomó apenas tome el vuelo. Y, tal vez lo más horroroso, la indeferencia de mamá y del ultrajante de Víctor.
Esa apatía que me acompaño desde la infancia, y que sólo se sanaba con un poco de papá. Pero claro, él ya no estaba allí para defenderme de ellos.
Para describirme a mi mismo, me podría calificar como un hombre estudioso, prolijo, de muy pocas palabras-a causa de mi excesiva timidez, la que también me generaba que ciertas veces me viera como un ser abominable, despreciable. Creo que nunca tuve una buena imagen de mí. Y si la tuve fueron los años con Alicia. Ella me veía como un hombre perfecto-idotas palabras que me solía decir, y que yo ingenuamente me las creía.
Alicia era una mujer alta, flaca, con un pelo fino como la seda. Su andar hacía paralizar la ciudad. Y su aroma se lograba sentir desde varias cuadras antes que llegara.
La conocí en una fiesta del colegio, en realidad la conocía de antes, pero nunca había logrado poder hablar con ella. Lo tengo tan registrado ese día, y a la vez tan borroso en mi mente (quién sabe el por que).
Bueno en realidad tengo tantas cosas de mi vida que por momentos se ven con una gran nitidez y por otros se muestran como fotos, en donde el enfoque no fue el mejor. Pienso, que mi infancia logra tener estas características, como las logras tener también Amanda (raro en mi o ¿no tan raro?, no puedo decirle madre, ya ahora sólo puedo decirle Amanda) y quién sabe el por que……
Continuara....

domingo, 30 de noviembre de 2008

Laura y su piel

Laura llega, con el calor asemejado a una mañana de enero, a la clínica. Hoy toca a las diez y treinta horas turno con la dermatóloga.
La secretaria, con esa cara de siempre de yo no hice nada, la recibe, le pide de forma inmediata el carnet de la obra social (claro si no pertenecemos al mundo de la prepaga, no existimos para el sistema salud) y le comunica que ella pertenece a la paciente número diez, y que la doctora todavía no ha llegado.
Laura (Con un rostro que muestra poca paciencia) - ¡¿Como?! ¿Diez personas adelante mió?
Secretaria (Con bello rostro que muestra la inoperancia y de nuevo esa imagen de yo no fui)- Si, diez personas. Recuerde que es sin turno señora….
Laura (Crispándose cada vez más)- Perdón, señorita. Y de esa manera con la irritación a flor de piel, que paradoja, se dirigió a esperar su llamado. Luego de sentarse, se dispone de sacar un libro que se hallaba en el fondo de su cartera negra. Así es como aparece en sus manos un bello libro: Las Armas Secretas, del genial
Cortazar.
Todo estaba predispuesto a ser leído, o mejor dicho a terminar el final, que pronto llegaría. Claro esta, una amargura del momento: cuando se encontraba a punto de ojear una de las últimas páginas, es interrumpida por un semejante de pequeña voz fina, pero imparable a la hora de hablar. Lo sabía era imposible leer en aquel ámbito, más bien era mejor contemplar a los sujetos allí sentados.
Y poder observar al anciano que se encontraba sentado justo en frente de ella, con su piel marchita, esperando ser atendido quien sabe con quien, más aun, y de que.
Ahora sobre su izquierda se ubicaba una bella mujer muy alta, grande en edad-en realidad eso era lo que aparentaba- con un bonito niño entre sus brazos, se acomoda y comienza a mover-casi sin parar- su pierna; ella le hacia acordar tanto a su tía Beba. Sentía como si estuviese por un instante en otro lugar y no en aquel sanatorio. Como si se hallaba en la casa de la abuela Adela, tomando el te con leche y la tía sentada allí con su cigarrillo en la mano y su delgada pierna entrecruzada moviéndose continuamente.
Sus ojos se llenaron de lágrimas por un segundo, por un suspiro. Hasta que volvió a la normalidad; al sanatorio y la espera para ser atendida. El tiempo paso como si fuera eterno, pero llego; la doctora pronunció su apellido: Mariota Laura Ana.
Laura- Si aquí estoy.
Doctora- Hola Laura. ¿Qué es lo que te anda pasando?
Laura- ¿No lo percibe?, mire mi cuello, presiento que algo me hizo alergia o volví a estar en la adolescencia otra vez con mis veinte y tres años.
Doctora (entre risa)- No creo que sea este el asunto. ¿Vos estas bien?
Laura- ¿Cómo si estoy bien?, ¿no ve que tengo algo aquí en mi cuello, una marca que no desaparece y me avergüenza profundamente?
Doctora- Lo se, por eso te pregunto si estas bien. Por lo general este tipo de erupciones suelen tener que ver con algo emocional. La piel es, junto con el cerebro, el órgano más sensible.
Laura- Si, sabía. Igual, creo que estoy bien.
Doctora- ¿Cómo crees?, uno lo esta o no. No es cuestión de creer.
Laura- Bueno, hoy es lunes y no es día de psicóloga . Toca los viernes por la tarde. Y creo que aquí vine atenderme con una dermatóloga.
Doctora- Si, no te enojes. Te voy a dar una crema. En una semana se va todo. Igual, de todas formas tranquilízate. Y no te preocupes: todo tiene solución, todo. El amor también
Laura (Más furiosa)- ¡El amor!, ¿que sabe usted si mi problema es el amor?
Doctora- No hace falta que lo digas. Tu rostro esta como el día grisáceo. Tomate este medicamento y la semana que viene nos vemos de nuevo aquí.
Laura salió enojada, con bronca fue a la farmacia. Compro lo que le receto la médica.
Y se detuvo; miro el cielo: empezaba a llover, estaba gris. Se subió al coche, puso música: sonaba Buena suerte y hasta luego de Los Rodríguez.
Justo en ese preciso momento resonaba su celular, vio de quien venía la llamada: pertenecía a Walter, lo atendió y sólo le dijo; hola, buena suerte y hasta luego. Corto y empezó a manejar felizmente por las calles de Lomas, mientras en el cielo la lluvia se entremezclaba con un sol, y volvió a meditar: ¡Seguro que se esta casando una vieja!, mientras su risa aparecía fuertemente en su rostro....

viernes, 21 de noviembre de 2008

La Bohème

Y sin prolongar la ocasión las cinco de la tarde llegaron; el aire permanecía cargante: acontecía en el espacio una admisible parsimonia.
El sitio para ejecutar el negocio no era más que otro que la propia oficina de Luca, esa, que hace apenas unas horas argumentaba despilfarros de fantasía, amor y locura por parte de la inquietante Clara y el oscuro Luca. Aquel joven que ahora, sin juzgar el por que, se topaba asustado del acto que en minutos se consumaría.
Su rostro se había convertido en blanquecino, sus flancos se hallaban temerosos, y un ligero sudor corría por su helada frente.
Por el contrario, en Jusepe habitaba la serenidad, la sonrisa en su rostro no dejaba de esfumarse, aunque sonase extrañadamente alguien se registraba feliz por vender una empresa familiar de tantos años como lo eran ellos. Si, los Fuscenescos eran reconocidos en el sur Italia, y no creo engrandecer si digo, muy conocidos y por sobre el resto: muy poderosos.
Ellos eran del mundo de las pastas, no existe nadie que no las reconozca por su grado de excelencia. Claro, este lucro movería millones, ya estaría mañana en la principal portada de los diarios económicos de aquí e Europa: gran transacción Fuscenescos- SCicala Luca. Aunque indudablemente también lo sería, que nadie pensase en la portada de los periódicos policiales que es en donde podría figurar Luca en futuro cercano.
Giuseppe(Con un tono de experto en el tema)- Me pone muy jubiloso realizar esta venta contigo Luca. ¡Usted no sabe el afecto que le tenía a su abuelo y a su padre!,.
¡Cuantos recuerdos de primaveras juntos allá por la linda Italia!.
Luca (Más dudoso en su tono de voz)- ¡Yo también me alegro por realizar esta operación!, lástima no recordar a mi abuelo hablando de usted….
Jusepe- Su abuelo era muy modesto, hasta diría muy…vergonzoso a la hora de las palabras.
Luca (Ahora si valiente a la hora de hablar) ¿Y don Jusepe realizamos la transacción?, se nos están consumiendo las horas del día….¡Ahora estamos en las seis!
Giuseppe(Atrevidamente) ¡Cuanto antes bambino! Tengo prisa…….
Y el sosiego simulaba eterno, la paz (y valla paradoja) reinaba en la oficina, y La Bohéme sonaba enérgicamente.
“Quando mén vo” se sentía cada vez más enardecida. Hasta que un sublime instante sólo se escucho el quejido de Clara entremezclado con un perfecto ruido sonoro de una bala y una falsa temerosa sonrisa de Giuseppe.
Se los vaticine mañana Luca no saldría en el sector de economía
más bien en policiales…….

lunes, 10 de noviembre de 2008

La Bohème- Primera Parte

Se levanta puntualmente a las seis y treinta de la mañana, se toma el te negro con una gota de limón. Entretanto hojea las noticias del día, se acicala su cuerpo, mientras de fondo suena furiosamente La Bohéme, para ser más exactos: “Quando mén vo”.Parece paradójico que se olla este tema, y más aun sabiendo que Luca todavía no sabe cual será el destino final de su viernes.
Se termina de vestir rigurosamente con un traje impecable color azulino, y zapatos lustrados, de manera exacta por Horacio el día anterior.
Baja las escaleras, sin demasiad prisa, mira el cielo, que se encuentra con un celeste envidiable, sube al coche, y anda por las calles de Buenos Aires, en busca del trabajo que lo espera. Y otra vez de fondo suena Puccini, otra vez La Bohéme, ahora con Si mi Chiamano Mimi.
El semáforo hace que el coche se detenga, como lo hace su mente. Luca, piensa, piensa si algún día llegará una Mimi, como en la ópera de Giacomo, a su vida.
Son las ocho, llega puntual a la oficina:
Clara (en la recepción de la oficina, lo espera, con su timidez a cuestas, su pelo rojizo y su rostro ruborizado)- ¡Hola señor Luca!, ¿Deseará tomar algo?
Luca- ¡Hola Clara!, no por ahora no, tal vez más tarde. Recuerde a las once esta la reunión con los italianos. ¿Le puedo realizar una confesión?
Clara- ¡Pues claro!, dígame con confianza.
Luca (Sin titubear)- ¡Hoy esta más linda que ayer! , le sienta bien el pelo recogido así, además buena elección de fragancia.
Clara (enrojecida, y con temblor en el cuerpo)- ¡Hay las cosas que dice Luca! ¡Gracias!
Luca, se aleja hacia su despacho, pensando quizás si su Mimi era Clara. ¿Y si lo era?, ¿y si nunca se había percatado de eso?
Una vez entrado en su despacho, abrió los ventanales, observo a la gente, le gustaba acechar tras la ventana: el decía que desde allí lo veía todo, las felicidades, y los que es peor aún las infelicidades de la gente, y que además nadie se daba caso omiso de la cuestión.
El día prosiguió con su curso normal, la lentitud de las horas que se consumían pasivamente, Luca espera con augurios el arribo de los italianos, se sabía lo importante que era este negocio para la empresa.
Aunque en esas horas volvió cavilar sobre Clara, en su rostro, en sus manos finas como una gacela, en el rojizo de su pelo, y en su boca que derrochaba sonrisa tímida contagiosa.
Estimando nuevamente tras la ventana vio que pareciese que la ciudad se detenía, la gente se volvía inmóvil por segundos, creía no hallar explicación alguna. Hasta que logro encontrarla: Clara se trasponía en su oficina.
Clara- Llegaron ¡aquí están!
Luca- Bueno, hágalos pasar de prisa. Recuerde Clara hoy será un día glorioso por varios motivos.
Clara- ¿Por varios motivos?, aparte de la llegada de los Fuscenescos, ¿hay presente algún otro motivo para que este día sea glorioso?
Luca- ¡Hay… si los supiera!, no le he contado pero creo que hoy encontré a mi Mimi.
Clara (con notable sonrisa en su pequeño rostro)- Y se puede saber… ¿Esa Mimi que encontró es tan hermosa como la de la ópera de Puccini?
Luca- ¡Es aún más hermosa!, se la voy a describir, aunque es difícil describir a mi Mimi….
Clara- ¿A su Mimi?, ¿ya da por hecho que ella lo aceptará?
Luca- ¡Si que aceptará eso no hay quién me lo niegue! ; Ella es realmente hermosa, tiene un cuerpo que me recuerda a luna de una noche plena sin nubes, con sus manos finas de gacela. Y una voz que invade mi cuerpo hasta lo más profundo logrando no dejarme respirar.
Es que cuando mi Mimi aparece, se detiene el mundo, todo se paraliza y ya nada más existe a mí alrededor. ¿Lo ve?, ¿ve que es ella?, ¿se da cuenta que no hay en la faz del universo otra mujer igual?
Clara (Feliz por lo escucho apenas unos minutos, feliz por saber que esas palabras tenían nombre y apellido: Luca)- Placer oír estas palabras de su voz: ¡yo creo que encontré a mi Marcello también!, él es mi combinación exacta entre la oscuridad de la noche y la llama de la mañana. Este seguro ¡Hoy será un día grandioso!, ¿me permite susurrarle un secreto?, le aseguro ¡hoy Mimi le dirá que si a Marcello!, ¡pero ojo! Es un secreto no se lo cuente a nadie…….
Luca (Con una sonrisa plenamente contagiosa)- ¡Y así será!, ¡no más esperas!, haga pasar a los Fuscenescos cuanto antes Mimi, perdón, Clara.
Clara (Pícaramente)- Como no Marcello ¡hay, perdón!, Luca.
Y los Fuscenescos llegaron, el negocio se produciría prontamente. Luego del saludo formal y cordial se comenzó a declamar sobre la proposición de Giuseppe. En horas culminaría todo, y la empresa de los Fuscenescos quedaría en manos de Luca.
Todo parecía sobrio, nada habría de sobresaltar la calma.
Quizás muchos no se preguntarían de tal venta, ¿a nadie le surgió el interrogante si era solamente un ingenuo negocio económico?, pues ¿lo era?, ¿por que Giuseppe enajenaba todo? ¿Nadie se ha preguntado el por que de la venta?, ¿los Fuscenescos eran personas fiables?, ¿por qué nunca Luca titubeo de ellos?, ¿por tradición familiar? Quién sabe por que....
Y el viernes se estaba por terminar y la operación se realizaría a las cinco en punto de la tarde…….
Continurá....

sábado, 25 de octubre de 2008

Historia sin Final

Estábamos en primavera, en la casa de unos amigos de la familia, era de noche. El cielo se encontraba colmado por una inmensidad infinita de estrellas con una agobiante calma, demasiada para mi gusto.
Y allí presente yo, Azul, sumergida entre la mucha arboleda del parque, escuchando, tal vez sin demasiada atención, a la familia de los Fautos. Junto a mí, estaba el silencioso Abril, rodeado por la insípida, y no creo exagerar en el término, Ariadna, su novia. También se hallaban sus dos hermanos: Zoel, la más pequeña, y, Luka, el mayor, poseedor de unos extraños ojos de color azul, y de una gracia excesivamente negra, similar, a la de su progenitor.
Y ahí me topaba yo: solamente mirando y percibiendo los silencios de Abril, que eran como eternos, de fondo, se oían las risas, los sarcasmos, liquidados hacía él por el intolerante-en la mayoría de los casos- de su padre.
Todo resultaba como excesivamente extraño; es en mismísimo instante cuando en medio del caos: Abril sale corriendo-quién sabe hacia donde- solo corre, la desabrida Ariadna lo sigue enfadada, yo igualmente.
Ella le reprocha la manera abrupta de retirarse y se va de muy mal estado de ánimo, al no tener respuesta de su novio. Yo me quedo próxima a él; estática, sin moverme, ni omitir sonido alguno. Y ahí estamos frente a frente, mirándonos, de forma diría yo, lenta. De nuestras bocas no salían palabra alguna, sólo eran miradas, gestos. Hasta que él me pregunta:- ¿Vos como amas?-, Quiero que me digas que haces para amar-, asombrada ante tamaña pregunta me anime a contestarle, le dije que se acercase hacia mi que se lo explicaría, que no era algo fácil de percibir. Él se acerca, y justo cuando comienzo hablarle aparece alguien; viene hacia nosotros, que hundidos en el pánico, nos escondemos detrás de un armario, observando así los movimientos de este ser extraño que se dirige hacia el interior de la casa. Luego, todo las luces se apagan, todo se torna gris, oscuro, y de sonido sólo nos encontramos con los ladridos de los perros. Intento, con temor y voz quebrada, llamarlo a Abril, ahora si: el viento es como un huracán, los perros parecen salvajes, el cielo se llena de nubes, los dos echamos a temblar.
Hasta que de repente el oscuro gris, de instalado el crepúsculo, se transforma en un claro amanecer. Los llantos rodeaban la casa. Nosotros que no comprendíamos lo sucedido. Estábamos
frente a todos y nadie se fijaba en nosotros: ¿Qué ocurrió entonces?, ¿Por qué los lágrimas?, hasta que lo vemos:
En el centro del campo yacían nuestros cuerpos, si los nuestros, destruidos, como si los hubiesen atacados una manada de animales feroces.
Nos alejamos, y miramos los destellos en la gente de lo acabado hace apenas unas horas: ¿y que se reflejaba?: la amargura de Zoel, el dolor de mi familia, las falsas lágrimas de Ariadna, y el regocijo si dije bien, regocijo, de Luka y su padre.
Parece extraño ¿no?, pero lo singular no son las risas sino la inmensa felicidad que invadía a nuestros cuerpos, el cielo-que era diferente al grisáceo de ellos- el nuestro era azul como el océano, el aire se sentía limpio, y todo era calma- y esta vez no me parecía demasiada- al contrario me gustaba. Yo estaba feliz, él también, era el paraíso y era de los dos, y ahí seguro estaríamos unidos eternamente, disfrutando del verdadero amor.
Pd: Dedicado pura y exclusivamente, a la señorita Jules que la quiero mucho y más en este escrito!...Próxima vez...te firmo el libro..jeje!!

martes, 14 de octubre de 2008

Don Manuel: Barcelona (tercera parte)

La vida de Paloma siguió, él se fue a México, ella no pensó en alcanzarlo, o tal vez en su inconciente, si se fantaseaba con huir tras Lisandro.
Uribelarrea, estaba de igual manera que antes, Don Manuel seguía todas las tardes, sentado en la plaza, ella lo veía rara vez, es que trataba de todas las formas posibles evitarlo. La vergüenza también era dueña de su cuerpo, vergüenza hacia él; Don Manuel, por no saber aprovechar el tiempo que éste hombre le había ofrecido, y que ella, inútilmente lo dejo esfumar, así tan repentinamente.
El invierno estaba próximo aparecer, se hacia sentir en las mañanas, faltaban exactamente quince días para el veinte y uno de junio. Paloma, como solía hacerlo, llego de prisa,pero puntual a la oficina, suelta la pesada cartera, se acomoda en su escritorio, mientras piensa en la rutina del día de la fecha, y es en ese preciso instante que aparece, con su pretenciosa voz ronca provocado por el habano acabado de terminar y por los tantos que seguramente ha fumado la anoche anterior en el bar de la esquina, junto algún agua ardiente,el señor Lönnrot (dueño de la empresa, y por no ser exagerados, de casi todo Uribelarrea) buscando, en forma casi de alteración extrema, a Paloma.
Lönnrot- Permiso, debo hablar con usted Paloma, es urgentísimo.
Paloma- Si señor Lönnrot, ¿que desea?, ¿Ocurre algo?
Lönnrot- Visto y considerando que eres una de nuestras mejores empleados-y tal vez la mejor- de aquí….
Paloma (sonrojada)- Bueno, señor no se si será para tanto…no creo que lo sea
Lönnrot- Si, lo es. Volviendo, hemos decido, que sea usted la que viaje
Paloma (sorprendida)- ¿Qué viaje?, ¿yo?, ¿hacia donde?
Lönnrot- Que viaje a España, para ser más precisos a Barcelona.
Paloma (aun sin lograr entender, y con conjuntos de asombros y alegrías)- ¿A Barcelona?
Lönnrot- Usted sabe todos nuestros negocios, sabe manejarse, no creo que tenga problema allí. Barcelona la espera el veinte y uno de junio. ¿Es que acaso no desea viajar?, ¡no me diga que no puede! usted sabe que suelen parecerme nefastos las esperas y los no como respuesta.
Paloma- Si, lo se, pero ¡por favor! Déjemelo pensarlo esta noche señor Lönnrot, y mañana le comunico la respuesta.
Lönnrot- Pues bien, esperare un día más. Que sea mañana, por que niña: ¡El tiempo se agota!
Paloma salió del trabajo con más dudas en su haber que las que tenía apenas llego a éste, además, una frase del señor Lönnrot le atormentaba su cabeza; “el tiempo se agota”. Estaba cansada de que esa palabra siempre sea determinante de su vida, se estaba empezando a fastidiar de un simple término que supo adorar en su momento: el tiempo.
En el trayecto a su casa, hizo un recorrido por la plaza, sin pensar, que a esas horas se podría encontrar con Don Manuel. Y allí, estaba sentado como si la estuviese esperando. Ella temerosamente intento evadirlo, pero fue imposible, otra vez estaban frente a frente:
Don Manuel (con risa pícara)- No me esquives, yo no te culpo de nada.
Paloma (con tenso tono de voz)- No lo esquivo Don Manuel, si me perdona estoy apurada.
Don Manuel- ¿Apurada para viajar a Barcelona?
Paloma (quieta, sin entender absolutamente nada)- ¿Cómo sabe usted de mi viaje?, ¿Hablo con el señor Lönnrot?, ¿usted se lo pidió? ¿Me puede explicar?.
Don Manuel- ¡Pero mujer yo lo se todo!, ¿es que acaso no te has dado cuenta?, yo puedo, ver, oír, sentir, lo que todos realizan en este pueblo, se cuando van a pasar las cosas, se cuando no serán de esta manera: ¡Lo se todo! ¡Manejo el tiempo!
Paloma- Y por curiosidad…. ¿Usted sabia…?
Don Manuel (pícaro)- ¿Si sabía que no cambiarias el final de tu historia?, si lo sabia, como sabía que los amores cobardes no llegan a amores, y que tal vez ese no era un amor…….
Paloma (realmente atónita)- Me debo ir Don Manuel
Don Manuel- Paloma recuerda que al señor Lönnrot no le gustan los no como respuesta….
Y así pasó la noche, en confusa desesperación. Y la mañana llego y el señor Lönnrot, la esperaba aseado y puntual a las ocho de la mañana en la oficina.
Paloma- Hola señor Lo…. (Y ella no termina de pronunciar su apellido que él la interrumpe para preguntarle su respuesta)
Paloma (con tono de voz firme)- Si, viajo a Barcelona señor.
Lönnrot (jubiloso) – Que placer escuchar esa respuesta muchacha. Barcelona la espera.
Y los días corrieron como si fuesen una maratón, llego el día justo del viaje, pese a su recelo Paloma viajo.
Arribo a Barcelona con varías valijas y maletas, y comenzó una tenaz caminata por el lugar, hasta que de pronto, entre tanta muchedumbre alguien se ofrece a ayudarla.
Paloma- ¿Y usted quién es?
Me presento me llamo Andrés. ¿De Argentina verdad?
Paloma- Si de Argentina, ¿y usted, de Barcelona?
Andrés- No de Madrid, si quiere en viaje hacia su hotel le cuento mi historia…..
Paloma- Será un placer.
Y fue así Paloma no volvió de vuelta a Uribelarrea sólo esporádicamente de visita, aquí sigue todo similar, allá no lo se. Sólo se, que Don Manuel, como siempre, tenía razón: Lisandro no era para ella su amor verdadero.

Pd: Si alguien sabe, que me diga de donde saque el nombre Lönnrot.....

jueves, 9 de octubre de 2008

Don Manuel(Segunda Parte): Amores Cobardes

Todo se encontraba de igual manera que antes, no existían cambios: el sofocante calor de enero, la plaza llena de niños, las heladerías repletas. Y ella sentada allí, esperando, como el verano anterior, a aquel hombre altanero, pelirrojo y de infinita sonrisa: Lisandro, quién traía en su mano un inmenso helado sabor vainilla para ella.
Paloma, estaba como en las nubes, dejaba volar las horas, sin pensar en el que pasaría un tiempo después. Aunque los días se consumían como se evaporaban los minutos y ella, tal vez, por el vértigo o el virus que invadía su alma, no se animaba decir ni una sola palabra; su boca se había transformado en una oscura y temerosa tumba.
Don Manuel, seguía allí estoico, como siempre, en la plaza, y ella no solía hablar demasiado con él, si recordaba sus palabras: “trata de no cometer los mismo errores”. Frase que la atormento durante todas las noches, que no le permitía dormir hasta inclusive, a veces, hasta respirar.
Pero el tiempo se estaba agotando y todo permanecía de la misma manera que antes. Ya no estábamos en enero, sino en marzo, y faltaban pocos días para el fatídico diez de marzo….
Tan sólo disponía de diez días, para poder hablar con Lisandro y para no dejarlo escapar, otra vez, para no sentirse en la soledad nuevamente.
Y los días se atravesaron, a pesar del calor del verano, como un crudo y feroz invierno para Paloma. La noche del nueve de marzo, salieron a caminar, sus manos temblaban, transpiraban y su cara era pálida, pero también lo era la de él, Lisandro sabía que, ya no quería estar con aquella mujer que la cual se había enamorado hace un tiempo atrás, él sabía que México lo esperaba, y ella también, es por eso, su doble dolor, por que sentía que nada podía ser, y que su cobardía la ganaba nuevamente, y que el miedo era más fuerte que su valentía.
Y así pasó la noche, en la espera, el diez de marzo llego, prefirió no levantarse de la cama, el partido estaba perdido, las noticias ya las conocía y no eran de las mejores. Solo durmió durante infinitas horas, se despertó pensando en don Manuel, el volver a buscar, en algo….quién sabe que…
Pero recordó, como lo decía Ismael:
los amores cobardes no llegan a amores e historias…se quedan ahí…….
Continuara….

Pd: Disculpen la tardanza del escrito: problemas a nivel de facultad, trabajo, y otras cuestiones increibles y no gratas, lo impidieron.
Este finde(o hoy mismo la tercera parte de Don Manuell, y nueva historia!)

viernes, 26 de septiembre de 2008

Under Pressure



¿Algo se puede agregar de este tema, cantado por semejante hombre y por demás de una excelente banda?. No señores, la música no tiene explicación, yo no pretendo buscarla, solo la disfruto.Af

Pd:Pronto aparecen Don Manuel, y Paloma.....

viernes, 12 de septiembre de 2008

Don Manuel: El tiempo(Primera parte)

Uribelarrea esta a muy pocos kilómetros de Cañuelas, es un pueblo diminuto, colmados por derroches de deleites y bellazas que se vislumbran a través del paisaje o de los mismo habitante del escondido sitio. Éste posee, además, en el centro la eterna hermosura de la iglesia, la cual se encuentra atrapada por la inmensidad de la plaza.
Allí en aquel lugar se juntaban siempre: los “los de Uribe” personas, personajes de avasallante corazón y cómplice sonrisa. Ellos pertenecían a un grupo de amigos, que solo se dedicaban alegrar la tarde de los domingos. Junto a ellos, estaba Manuel: Don Manuel para todos. Un exquisito hombre de ojos del color del cielo, pelo blanco, y gran barba que acompañaba su rostro.
Don Manuel se sentaba, con su forma peculiar a pesar del crudo invierno que se atravesaba, en la plaza todos los días después de las cuatro de la tarde, para él, como para muchos, la siesta era sagrada. Se lo conoce por ser poseedor de un carácter alegre, con sonrisa compradora, y por sobre todo, se lo registra en el pueblo, como el hombre que logra los imposibles. Por que es así amigos, aunque les cueste creerlos, hace lo que nadie puede hacer, ya me entenderán: lo único que les adelantare que Don Manuel es beneficiado con un sinónimo y éste se llama tiempo, si tiempo.
Paloma, era una chica más del pueblo, una chica “común” como muchos, sin conocerla, la calificarían. Su edad sumaba alrededor de veinte años, no tenía tal vez el cuerpo de una brutal modelo, sólo tenía unos eternos ojos que lograban paz al estar uno con ella, y una hermosa picardía que trasmitía incesantemente.
Ella era feliz, había logrado encontrar las fórmulas del amor, parecía como que todo lo vivido era un sueño del cual no quería despertar, todo eran rosas florecidas como en primavera. Hasta que si, despertó y las rosas ya no estaban iguales: se habían marchitado, el sueño ya no existía, ahora todo era confusión ¿existió algo alguna vez? quién sabe…
Paloma sale de su casa a caminar, tal vez pensando que el aire del pueblo pueda llevarla al olvido fácilmente, creyendo que esa era la manera: el silencio, el callar, y olvidar para si sus sentimientos.
Se dirige hacia la plaza; ahí lo ve a Don Manuel, piensa en detenerse, ella sabe lo que el hace: sabe que Don Manuel logra volver el tiempo atrás, ¿Y si puede hacerlo?, pero no, decide que esos son inventos de la gente, habladurías del pueblo, entonces, se aleja. Hasta que alguien la llama….
Don Manuel- Ven Paloma, estoy acá….
Paloma-Hola Don Manuel, ¿Cómo esta?, ¿Se encuentra bien?, ¿Necesita algo?
Don Manuel- Yo no hija mía, eres tu la que necesita mi ayuda….
Paloma (en un tono nervioso)- ¿Yo?, no, no necesito su ayuda. Gracias.
Don Manuel (con la rapidez que lo caracteriza)- Ah, perdón, me equivoqué, igual, ¿te puedo preguntar algo?
Paloma- Si…
Don Manuel- ¿Eres feliz?
Paloma (titubea y no le sale ninguna respuesta)- eh
Don Manuel- Ves necesitas de mi ayuda, no eres feliz.
Paloma (con furia y a la vez intriga)- ¿Qué sabe usted de mi, para poder decir si soy feliz o no?
Don Manuel- Si realmente eres feliz no dudas en la respuesta. No te preocupes te ayudaré a encontrarla.
Paloma (Desafiante)- Y a ver ¿Cómo?, ¿con eso que se comenta todo el mundo?, mentiras, yo no creo que usted pueda volver el tiempo atrás. Así que basta de tonterías.
Don Manuel- Si, lo puedo, y no son tonterías, si quieres lo hago contigo.
Paloma- ¿Yo puedo cambiar el final de la historia?, ¿puedo arreglar los males que cometí?
Don Manuel- Bueno, esa es la cuestión niña, si vuelves al pasado, a lo vivido, es para que no vuelvas a cometer los mismo errores. ¿Quieres intentarlo? ¿Te animas?
Paloma (Tímidamente)- Si, ¿Qué es lo que debo hacer?
Don Manuel- Nada, ya todo esta hecho sólo ten cuidado, mañana cuando te despiertas ya no hará frío….ten presente eso…
Ya era de noche, y las horas eran infinitas. Hasta que llego: el alba se asomo tras la ventana. Paloma se levanto recordando las palabras de aquel hombre, pensando en lo sucedido, encendió la radio y lo escucho, era cierto lo que Don Manuel le había dicho, la temperatura de enero, detonaba que,ya no estaba en el crudo invierno, ahora estaba nuevamente en el fogoso enero. Aun sin poder creerlo, sonó el timbre, corrió tras la puerta, y ahí estaba, como en el verano pasado: Lisandro se encontraba de vuelta en su casa y en su vida esperándola para salir, como lo solían hacer, a caminar por las calles de Uribelarrea.
Ya no era mentira, Don Manuel lograba cosas imposibles. Una vez más se estaba demostrando, que no son habladurías de la gente.
Ahora bien, tendremos que ver amigos, si Paloma logra torcer el final de la historia, pero eso es otra cosa, que ya nos tacará en su debido tiempo.
Continuará……

Pd: Para entendidos, Don Manuel, tiene algo similar al Coyote del DF de México.......

lunes, 1 de septiembre de 2008

La literatura: encuentros, un poema, Monet

Bueno, gracias a la magia de la internet y a éste, no se si hermoso, blog me encontre con Sandra, persona quién, y con vergüenza lo digo, le resultan gratos mis escritos. Asi que, por este medio sólo tengo palabras de agradecimientos hacia ella, y a todos lo que habitan algún tiempo aquí, leyendo,no se si correctos,mis escritos.
Sandra me envio, también por compartir el inagotable mundo de la literatura, este poema de un autor desconocido por mi,pero bellisimo, que aquí lo comparto con ustedes; pertenece a Carlos Bousoño
Subida al Amor
Mira los aires, alma solitaria,
alma triste que sola vas gimiendo.
Asciende, sube. Amor te espera.
La cima es alta. Escaso, el aparejo.
Aleteante, temblorosa y blanca,
te veo subir con retenido esfuerzo.
Hoy llega el sol donde hasta ayer la luna.
Llega la luna donde ayer el cierzo.
Al fin la vida con la luz se aclara.
Al fin la muerte con la luz se ha muerto.
Cantan las cumbres y los valles!
Cantanlos siempre vivos a los nunca muertos!
Cara con cara junto a Dios, escuchas
vibrar los aires y vivir los sueños.
Vida con vida, luz con luz amada,
y cielo, humano, en el amor, con cielo.
Bajar la luz de amor, la luz de vida
lenta en los aires minuciosos siento.
Fundida luz de Dios con luz del alma.
Que claridad de pronto.
Que silencio.


Esperemos seguir encontrándonos por éstos caminos.
Ilustra Monet: Impresión, sol naciente.

miércoles, 27 de agosto de 2008

Alfonso

Aquí esta se los presento se llama Alfonso, le da vergüenza que diga su nombre; para él es odioso pero no queda otra opción: es legado del abuelo, maldita costumbre familiar, diría él.
Alfonso es flaco, tiene el pelo del color de la almendra, sus ojos son grisáceos, tiene un humor ácido, sarcástico, trabaja, como lo indica también la maldita costumbre familiar, con Enrique: su padre.
Su vida se trata del trabajo mayoritariamente y de alguna que otra salida a algún escondite del pueblo. Cree que es feliz, lo presupone, en realidad nunca se detuvo para entender que era la felicidad. Es que, con los números, las corridas cotidianas, ese término no entra en su diccionario.
Debo confesar que además, para seguir sumando cartas a Alfonso, éste se caracterizaba por tener una inteligencia insuperable obtenida por prestigiosos estudios.
Para él no hay imperfectos, pues él no lo es, entonces, nadie debe serlo en su mundo. Consejo: no logres confundirte delante de éste hombre, suele enfurecer fuertemente ante tales hechos. Por que; su carácter puede atravesar una brisa calma asemejada a un atardecer de verano o una feroz tormenta de un agosto cualquiera, no existen los otoños o las primaveras para éste joven.
Alfonso esta sólo, vive sólo, no conoce la definición del amor, tal vez, conoce la palabra Clara y quizás ésta sea lo más parecido a aquello que cite anteriormente.
Clara era; joven, alta, con ojos color miel, y pelo color chocolate. Tenía una risa contagiosa que hacía agradar a todo el pueblo de Cañuelas, principalmente al sector masculino. Era irónica y a la vez atrevida, desafiante. Muchas veces hasta parecía la antítesis de Alfonso.
Ella era la combinación exacta entre la perfección y la prohibición para éste inteligente hombre: era lo que se deseaba con locura, hasta enloquecer, pero que no se podía ni tocar, ni tampoco besar.
Pero entonces, ¿Qué sería lo prohibido?, ¿Clara estaría casada?, pues no, eso no era un impedimento, ella estaba en una inmensa soledad al igual que él. Pero… ¿Qué es lo que ocurre?
Ocurren lazos irrompibles, lazos que ni los más feroces vientos pueden desatar, unidos por una roja oscura, y densa sangre.
Ellos, desde niños siempre fantasearon con poder quebrarlos, era algo anhelado, deseado, sublime, y a la vez algo prohibido, algo que, si llegara a suceder, traería bajo si una manta de tragedia.
Y sucedió, para ser más exactos, un martes a las seis y media de la tarde. Si un martes, Alfonso salio de la empresa velozmente como una estrella fugaz hacia la plaza principal del pueblo. Allí estaba ella, con mirada altanera, esperando el momento. Todo era con soberbio disimulo había gente en la plaza, y como todo pequeño pueblo, se comenta después. Los dos se fueron a tomar una lágrima al bar de la esquina, se sentaron en una mesa alejada de la gran muchedumbre.
Mientras se saboreaban la lágrima se miraron, sus manos se rozaron, y se balbucearon algunas palabras. Ella estaba sonrojada, él tenía una gran palidez en su rostro. Ninguno podía creer, lo que en unas horas se consumaría.
Antes, habían pensado en ir a un hotel alejado del pueblo, pero no fue el caso, al final el hecho se sucedería en la quinta, conocida como La Rosenda, lugar que se encontraba en San Vicente, recordatorio de numerosos veranos juntos cuando eran niños.
Se besaron, se tocaron, sus cuerpos se hicieron uno. Existía la felicidad, Alfonso la empezaba a comprender. La comprendió, si, el joven logró lo impensado en él: ese término no era un invento de la gente: era verídico, real.
Pero claro, falta algo, esto como dije anteriormente, vendría de la mano de una tragedia. Teñida del color del lazo que los unía.
Todo había terminado, parecía el paraíso, ella se levanta, él, pareciese que va tras ella, pero no. Se dirige hacia el armario lo abre con temor, su mano nuevamente comienza a temblar, algo estaría a punto de estallar.
Clara, nuevamente se recuesta, y ahí también nuevamente aparece él, esta vez, ya no con ese estado de hace unas horas atrás: su rostro estaba pálido, demostraba dolor, pero al mismo tiempo, su corazón sentía que debía hacerlo, las horas se consumían, ya se estaba acercando la madrugada.
Y la acción no se hizo esperar: con el dolor que estremecía todo su cuerpo Alfonso acabo con la vida de Clara: la culpa de lo consumado, el amor que sentía hacía ella debía tener un fin, y para él ese era el fin.
Lo fue, ese fue el fin del amor, fin que nadie supo, nadie se entero, ni pensó. Luego de lo ocurrido, se fugo hacia quien sabe donde, no hay rastros de este hombre. Sólo se sabe que se marcho, para no volver jamás. Ahora bien; con respecto a lo de Clara todo quedo como un perfecto suicidio.

viernes, 15 de agosto de 2008

Un film ;las relaciones de pareja

A ver...por donde comenzar.... Ayer, más preciso anoche, fuí al cine a ver Un novio para mi mujer, pélicula que ante la crítica era muy buena, algo, que luego de verla, comparto. No prentendo hacer un análisis del film, ni mucho menos contar la historia, tal vez si recomendarla, ya que , por intermedio de tonos de comedia(muy bien logrados, para mi gusto) se llega inponer el drama:haciendo referencia a las relaciones de parejas.
Y logran, al terminar, que uno se haga un planteo de las relaciones; de todas: las pasadas, las actuales(si las hay) ;siempre parece algo tan sencillo visto de afuera y lamentablemente no lo es.
Para entendernos mejor, por lo general, cuando se terminan o no van en un curso correcto, uno busca los errores del otro, justificando así que se fracaso, cuando en realidad no es así, los errores son de los dos, de ambas partes y los no aciertos son compartidos.
Y lo mismo sucede en la soledad, es decir, uno cree estar sólo "por que no existe disponibilidad en el mercado", y lo que "existe no es bueno", y tal vez la causa de la falla son nuestras.
Por aquí nada más para decir, resulta extraño que de una pélicula, a la cual imaginaba una comedia más, termine en uno con un mar de preguntas, no hacia el film, si tal vez hacia nosotros mismos.
pd: Suena la radio, Perros de la Calle.!
Igual, daría escuchar algo tipo Radiohead o nada que ver, el Flaco.....

martes, 5 de agosto de 2008

El virus del miedo

Afuera, pareciese que el cielo estuviese de un color grisáceo, la humanidad cansada con el caminar pesado y ella que se marcho para no volver.
Y ahí está Felipe encerrado en su cuarto, cubierto entre las mantas, sin poder salir. El miedo le penetro en cada recoveco de su cuerpo, impidiéndole levantarse de su oscura cama. Ya no lee las nefastas noticias, sólo se acurruca como un niño. Quisiera no encontrarse así en este momento. Pero no puede; el virus del miedo se apoderó de él. Esta vez ,parece, le gano la pulseada. Felipe perdió el partido, no llego ni a un mísero empate.
A veces mira tras la ventana: y ¿qué ve?, una tormenta feroz: gente que se pelea por muy poco, que miente descaradamente, rostros infelices, sin sueños, esperando algo que no llega.
A ella, ya no la ve, lo dije antes, se marcho, ya no piensa en su retorno, no lo espera.
Así que vuelve a su habitación, a su cama, le cuesta llegar, le duele su espalda, una terrible mochila, de lo vivido anteriormente, le pesa. Pero no importa, con sus últimos alientos puede arribar, si puede, por que alguien lo espera para atraparlo nuevamente. ¿Quién lo espera?, quién más sino, lógicamente, el virus del miedo.

PD: Obviamente haciendo alusión a una canción de Ismael Serrano, llamada así.

En días una nueva historia y demás.
Podría sonar de fonde Ismael, bueno sono y con éste tema, pero antes. Ahora suena Across the universe( excelente tema, excelente banda!).Af

sábado, 2 de agosto de 2008

Intentando explicar lo inexplicable(Acústico, Cuentos)

Pense demasiado en si ameritaba realizar un posteo de lo vivido el jueves. Dude, pero bueno acá estamos para intentar explicar, sin caer en lo cursi y de manera lógicamente no objetiva, el acústico realizo por los cuentos el jueves en Roxi Bar. Podremos enumerar infinidades de adjetivos, infinidades de palabras, pero creo que todo se resume en un exquisito recital íntimo(tal vez con alguna desorganización por la cantidad de gente para un pequeño lugar).
Cuando digo exquisito, lo digo por estos temas, y por las versiones de los mismos: Te desconocí, Tras los sueños, Alquimista, Sendero oculto, Gritar dolor, Fantasma (cantado y tocado por todos), y los covers: Under The Bridge, No Surprises, e improvisación, en el momento, de un tema de Fun People, y más...)
Creo que aquí no hay más para agregar, lo que genera la música, y ciertas bandas, no tienen demasiada explicación. Es así, y fue así. Se esperaba éste recital y por suerte no existió desilución alguna. Esperamos otro recital como éste,donde volemos con la música!. Por que creo que de eso se trata de volar por unas horas..Af
PD: Gracias a ustedes!, y buscando en youtube encontre algunos videos asi que aqui le muestro uno de ellos(gracias, y perdón por subirlo , a la persona, desconocida por mi, que los ubicó en
internet)


"Vivimos tras los sueños que no son
Sintiendo que lo nuestro no será
Los días van contando tu sufrir,
y aquí te ves
Lejos de lo que sos"

lunes, 28 de julio de 2008

Biblioteca(Recuerdos)

Ayer, por cuestiones que no se necesitan saber o tal vez por el simple caso de ser domingo (días en donde se refleja los oscuros de la gente), decidí ordenar la biblioteca (lugar querido y a la vez odiado por muchos). En fin, aquí estamos frente a este paraíso y ¿Qué fue lo que encontramos?, lo que ya no es (y no será jamás), y lo que será siempre.
Reflejo de la imagen: Los cuatro tomos de Testut-Latarjet (para no entendidos: libros de Anatomía), y a la vez en otro sector Emily Brontë, Lorca, Sábato, Borges (Con ediciones no gratas para mi), Galeano, Nietzsche.
"La Biblioteca es una esfera cuyo centro cabal es cualquier hexágono, cuya circunferencia es inaccesible"(J.L. Borges)
PD: Pronto, muy pronto, volvemos por el maravilloso mundo de la imaginación. (Acepten mis disculpas, de antemano, por mis escritos). Af

martes, 22 de julio de 2008

Martina y Ezequiel; El encuentro:¡ Nunca es Tarde!

Martina y Ezequiel salen de la habitación como extraños, se sientes extraños, confusos, con intención de saber más. No es casual, la actitud de Don Martín demostraba que algo escondía, y quién sabe de que se trataba. Sólo él y su soledad, lo sabrían.
Martina- ¿Estas bien?, Siento como que un terrible silencio te atrapó
Ezequiel- Si, estoy bien. En realidad, me llamo la atención el té derramado por tu abuelo al nombrar a mi abuela Sofía. ¿No te llamo la atención esa actitud?
Martina (Su cara intenta, falsamente, disimular la sorpresa que le generó el abuelo Martín)
- Claro, hay algo que no entiendo. Siento como que una parte de la historia no me contó.
Ezequiel- Si, algo esconde.
Martina- ¿Y que será?
Ezequiel- Quién sabe que es. Todos escondemos algo….
Martina (Con sonrisa pícara en su cara)- ¡Hay Ezequiel ¿ que esconderás vos?
Ezequiel (Evadiendo una respuesta, cambia de tema)- ¿Nos vemos mañana viernes?
Martina- ¡Si! , ¿Saldrá tu abuela del altillo?
Ezequiel- Los viernes son los días de paseo con su nieto predilecto….
Martina- Si, predilecto y misterioso. Nos vemos mañana a la hora del té: ¿Te parece?
Ezequiel - Ya habrá tiempo para saber de mis misterios. ¡Mañana estaremos aquí!
El viernes llego, Ezequiel esta sentado en el sillón esperando a la abuela Sofía que esta por bajar. No sabe por que, pero le invaden los nervios.
Sofía- Martín, estoy lista. ¿Vos estas?
Ezequiel- Como siempre abuela. ¡Vamos! que nos están esperando.....
Sofía- ¿Nos están esperando? ¿Quiénes Ezequiel? ¡No quiero ver a nadie!
Ezequiel- ¿No te interesaría conocer a la persona que hace feliz a tu nieto del alma?
Sofía- ¿Martina?
Ezequiel- Si a ella (con cara suplicio), por favor….
Sofía- Sólo por vos, lo hago.
Inician su caminata por las calles del misterioso San Isidro. Ezequiel invadido por la curiosidad comienza a preguntarle sobre el pasado a su abuela.
Ezequiel- Abuela, ¿te puedo preguntar algo?, ¿como conociste al abuelo Marcos?, ¿mientras estudiabas medicina? ¿Fue amor a primera vista? ¿Lo querías?
Sofía (Abrumada por tantas preguntas de su nieto, y con rostro de tristeza)- ¿Por que tantas preguntas niño?, ¿Estas curioso hoy? (su rostro se vuelve rígido: señal de un posible enojo), mira hay cosas, que uno gurda para su interior. Y no se preguntan…
Ezequiel- Pero entonces, ¿Amabas al abuelo Marcos?
Sofía (ahora si enojada y furiosa). ¡Ezequiel! ¡Que barbaridad decís!, si lo quería mucho, y eso vos lo sabes muy bien
Ezequiel (Interesado por saber), querer es muy diferente a amar. Yo te pregunte si lo amabas, y no me respondiste.
Sofía (Sin saber que decir)- ¡Basta! o regresamos a casa.
Ezequiel- Esta bien, no pienso preguntar más. Y fue ahí, en ese preciso momento, donde Ezequiel se dio cuenta: su abuela no amaba a Marcos. Pero prefirió callar y no hablar aun más del asunto.
Ezequiel- Llegamos. Aquí vive Martina.
El cielo, que se encontraba azulino comenzó a ocuparse de nubes, el viento que era una suave brisa, se torno bravo, furioso. Todo resultaba tan inexplicable.
Martina no los hizo esperar. Ya adentro, no había escapatoria: Sofía y Martín se volverían a ver.
Martina- Es un gusto poder conocerla Sofía.
Sofía-El gusto es mío, niña. Ezequiel me hablo muy bien de ti.
Sofía toma un té, traído por Rosaura. Tras la venta se oye como suena el insistente viento y la lluvia. La tormenta no se hace esperar:se desata en ese instante, el mismo en que Don Martín baja de su habitación.
Martina- Sofía, aquí le presento: Él es mi abuelo Martín.
Temblor, miedo, rostros llenos de tristeza, huracanes de emociones. Nada se detiene: Sofía y Martín volvían estar frente a frente como la primera vez,aquella noche.
Ezequiel- Abuela, ¿te encuentras bien?
Sofía ( Sin escuchar, siente que su vida pasa en un minuto, no puede creer tener frente a sus ojos al hombre que amó toda su vida en secreto sin que nadie sospechase , sus recuerdos aparecían nuevamente)- Si, estoy bien. Hola Martín.
Martín (Invadido por el dolor, el tiempo pasado y no vivido, la mujer que dejo escapar por tonterías de joven.)- ¿Como le va Sofía?
Sofía (Con un estremecedor nudo en su garganta)- Puede tutearme Martín. No sea tímido.
Tímido: palabra que jamás se debió pronunciar. Martín recordó (“soy tímido en las cuestiones del amor”).
Eran dos extraños, como la primera vez, frente a frente. Parecían torciéndole el cuello del destino. El mismo que no les dejo que se expandieran sus sentimientos, si no por el contrario, se ocultaran en algún infinito recoveco del corazón de ambos.
Martín (Con el nerviosismo de la primera y última vez que la vio, intento poder dialogar decir, al menos, alguna palabra)- Sabe, tiene usted un nieto muy querido por mi. Se vislumbra lo feliz que hace a mi nieta Martina
Sofía (Con la voz entrecortada, como aquellas veces anteriores) – Primero le dije que puede tutearme, segundo: si mi nieto es muy espacial, salió a su abuela. Y además, es muy notorio el amor que se tiene ambos. ¿Su nieta salió a usted?
Martín (Con la sonrisa picará, con mezcla de alegría y tristeza)- Primero: No le conté soy tímido, tal vez por eso, me cuesta tutearla, y pues claro mi nieta es igualita a mí(y se fundan en una admirable risa)
Ezequiel- Abuela háblale a Don Martín de tu época de Doctora. ¿Por qué sabe Don Martín mi abuela es Pediatra?
Martín- Si, lo sabía
Martina (Con rostro de sorpresa)- ¿Lo Sabías?
Martín (Sin saber que decir)- Si, si lo dijo cuando llego ¿No lo escuchaste? ¡Hay esta juventud! ¡Es el amor! ¡Lo que daría por tener la edad de ustedes!
Sofía- Si niña lo comente al llegar: ¡hay el amor!, y Martín ¿que haría si tiene la edad de ellos?
Martín (Como si contestase una pregunta que tendría que haber existido mucho tiempo antes)- No dejaría nunca escapar al amor por cobardía. ¡Nunca! Y ¿usted?
Sofía- ¿Yo? , ¡Tampoco dejaría escapar al amor!, a veces creo que fui tonta en esas cuestiones. Pero, ahora creo que puedo remediarlo, ¿o ya es tarde?
Martín- ¡Nunca es tarde!

domingo, 13 de julio de 2008

Martina y Ezequiel; El Caseron: los Misterios

Noche oscura, ambos caminan taciturnos por las calles de San Isidro, el nerviosismo se vislumbra en sus rostros.
Luego de tan largo camino llegan: una casona inmensamente misteriosa esta frente a sus ojos.
Martina: Ven; vamos a entrar…
Ezequiel- Nunca me dijiste la inmensidad de esta casa….
Entran, el silencio, el misterio, la oscuridad, también estaban presentes en esa casona.
Ezequiel: ¿Aquí duermes tú? ¿Esta es tu habitación?
Martina (con vos fuerte, ceño fruncido, rostro de enojo) NO, ahí no puedes pasar.
Ezequiel- Perdón, no te enojes, soy curioso. ¿Hay alguien ahí?
Martina (nuevamente con su ceño fruncido): Ya basta de tantas preguntas. Ven te mostraré mi cuarto.... es aquel…
Y allí se encuentran, en la habitación de Martina donde suele asomarse a veces la niña de la infancia de cara triste y solitaria. Lugar, con ventanales grandes, que permiten observar el inmenso Jardín.
Martina: ¿Que estas mirando?
Ezequiel- El parque……
Se escucha un ruido….
Ezequiel- Alguien acaba de entrar me parece….
Martina (Con sudor en su frente): Puede ser….
Ezequiel (casi en estado de desesperación). ¿Solo dices puede ser? ¿Si es un ladrón? ¿No te importa?
Martina- Seguramente es Rosaura….
Ezequiel- ¿Rosaura es tu mamá?
Martina (Cansada, con mezcla de fastidio por tantas preguntas): No
En eso aparece la voz de alguien, que grita de lejos:
Rosaura: Niña Martina ¿se encuentra allí?
Martina- Si Rosaura, lo estoy….
Ezequiel (Con ganas de saber): La habitación que no se puede entrar, tu silencio, tus nervios, Rosaura, y tu abuelo: ¿donde está él? ¿Me puedes explicar Martina que esta pasando aquí?
Martina (De forma violenta ya): Yo no te suplique que vengas, es más te advertí que no quería venir aquí. Si estamos, es por tu insistencia. Así que basta de preguntas.
Ezequiel (Con enojo y a la vez resignación): Esta bien. Me voy entonces….
Martina (Con el llanto que explota): Quédate. Te necesito cerca mió.
Ezequiel- Si es lo que quieres….
Ambos se sientan en la alfombra mirando el parque tras los ventanales.
Martina- Rosaura cuida del Abuelo Martín, y de mi padre Astor.
Ezequiel (Sorprendido) ¿De tu padre? ¿Cómo? ¿Él esta enfermo también?
Martina (Con rostro vergonzoso, y palabras entrecortadas). Mi padre esta muy enfermo, hace mucho tiempo.
Ezequiel- Pero hay algo que no entiendo, a todo esto ¿Dónde esta tu madre? ¿Como se llama?
Martina (Con un llanto interminable): Mi madre se llamaba María
Ezequiel (Con vos de no saber que decir): Ella no está, perdón
Martina: Ella falleció cuando yo apenas tenía dos años. Perdóname vos a mí, pero no me gusta hablar de estos temas.
Ezequiel: Juro no preguntar más: ¡soy un idiota!
Martina- No, no lo digas. No tenías por que saberlo. Y mi padre esta ahí en su cuarto encerrado.
Ezequiel: No hace falta que me cuentes, si te hace mal hablar de estos temas.
Martina (Casi sin escucharlo, prosigue)- Enloqueció con la muerte de mamá.
Martina se levanta como si nada hubiese sucedido. Vamos a ver si el abuelo Martín se encuentra despierto.
Caminan, suben las escaleras, y llegan a una habitación donde existe un paraíso de biblioteca repleta de libros. Apenas una pequeña luz, un hombre se encuentra de espaldas sentado en una silla con un taza de te sobre sus delicadas manos.
Martín- ¿Martina estas aquí?
Martina- Si abuelo, estoy con Ezequiel.
Martina- Buenas noticias hija mía por fin lo voy a conocer….
Ezequiel (Con vos entrecortada)- Hola Señor Martín.
Martín se da vuelta lo ve.
Martín- Niño no hace falta tanta cordialidad, cambia el Señor por Don.
Ezequiel- Bueno, hola Don Martín. ¿Ahí esta bien?
Martín- Claro que si. Lindo chico Martina, lindos ojos. Ella se sonroja.
Martina- Abuelo…. (Sigue con su rostro sonrojado).
Ezequiel- Por lo que se ve le gusta leer, hay variado aquí: Borges, Cortazar, Cervantes, Sábato, y el Capital de Marx......
Martina- Por que no te conté mi abuelo era contador, ves aquí hay sólo libros de contabilidad. Abuelo en que piensas, estas callado.
Martín- En nada niña, recordaba cuando yo tenía la edad de ustedes….
Martina- Y conociste a la abuela Ana
Martín- (sin ser demasiado expresivo). Si. Y tú niño ¿tienes abuelos?
Ezequiel- Si mi Abuela Sofía, que era médica que vive y mi abuelo Marcos que falleció hace unos años….
En ese instante, la cara de Martín se transformo, el te se derramo.
Martina- Abuelo ¿estas bien? ¿Te pasa algo?
Martín- Tranquila niña ve, quiero descansar….
Martina- Bueno, pero prométeme que algún día conocerás a la abuela de Ezequiel.
Martín (Con sudor en su frente y nerviosismo)- Te lo prometo…….
Continuará……….

miércoles, 9 de julio de 2008

Martina Y Ezequiel: La noche

Martina espera, esta recostada en el pasto contemplando la calma de la noche, mira el cielo, las estrellas, el lucero.
Esta quieta, solo piensa, piensa. Y se aparece en su mente la infancia, su habitación con los juguetes solitarios y tristes, y los ventanales grandes, y se ese jardín inmenso. El jardín, que era el momento de sonrisas: los pies descalzos para correr, correr y ser atrapada por el abuelo Martín.
¿Como se hace para volver el tiempo atrás? ¿Existe alguna fórmula? Quién pudiera….
Ella espera, todo esta en demasía serenidad, ni las hojas de los árboles se caen, ¿será la calma que antecede al huracán? Y llegó, es él: Ezequiel.
Martina: Hola… ven recuéstate acá al lado mió…
( Y Ahí están…son dos extraños mirando el azulino del cielo, contemplando el silencio de la noche).
Se miran, se rozan las manos, ninguno sabe como llegaron a aquel lugar pero llegaron y parece que es para quedarse.
Ezequiel: nunca me hablaste de tu familia, salvo de tu abuelo
Martín
Martina: No hay mucho de que hablar, te hable de Martín por que es el que más quiero
Ezequiel: Y al resto no los queres? ; Como es tu Mamá, tu papá?
Martina: Basta no me gusta hablar de mi Papá lo sabes( y su rostro se vuelve serio)
Ezequiel: Perdón, prometo no preguntar más…
Martina: Y la tuya? Vos tampoco me hablas mucho…Sólo nombras a Sofía, quién es?
Ezequiel: Te lo dije: mi abuela…
Martina: la que esta encerrada en el altillo?, por que está ahí??
Ezequiel: Nadie sabe…
Martina: Levántate, vamos a correr….
Ezequiel (con voz de asombro y miedo): A correr? A esta hora? De noche?
Martina empieza correr, correr, y no para. Ezequiel la sigue. Nada los ata, son felices, se ríen, como niños, juegan como chicos. (Ella se siente que vuelve por unos instante a su infancia.)
Ezequiel: Basta!, me canse…
Martina: Pareces un hombre de ochenta, y tan sólo tenes veinte años….
(Ambos se fundieron en una risa infinita…)
Ezequiel: El otro día fui al altillo, hable con mi abuela, me escucho, le hable de vos…
Martina( con vos nerviosa) De mi?¿ que te dijo?
Ezequiel: Que no te deje escapar, me sorprendió ella no habla con nadie….
Martina: Mira hay coincidencias, mi abuelo sabe algo de vos…
Ezequiel (con cara de sorprendido) Que le hablaste de mi? ¿Bien o mal?.
Martina: (con esa sonrisa parecida a la de la infancia.). Mal, por supuesto. Mentira, siempre que te nombre a vos hablo bien…
Ezequiel: Y te dijo algo?
Martina: Lo mismo que tu abuela… que no te deje escapar.
Ezequiel: Tu abuelo y mi abuela se tendrían que conocer...
Martina: Si, pero no creo que mi abuelo quiera salir…y tu abuela saldrá del altillo?
Ezequiel: No lo se. Lo que si se, es que no te volarás tan rápido de mi vida….
Continuará.....................

miércoles, 25 de junio de 2008

El


Que decir, es como imposible pasar por alto la fecha de ayer, si ayer éste pequeño GRAN HOMBRE cumplió 97 años. Es él, que me generó ese amor hacia la literatura.Tenía apenas once años cuando me entere que el pintor Juan Pablo Castel había matado a María Iribarne, como poder olvidarlo, imposible, hoy todavía, cada tanto, aparecen Juan Pablo y María. Como aparecen también Martín Del Castillo , la misteriosa Alejandra Vidal, y esta pregunta "¿Cuándo empezó esto que ahora va a terminar con mi asesinato?".
Nombres, palabras, que no se olvidan como no me olvido de Jorge Federico o Matilde.
Este blog tiene esos nombres, relacionados con este ser pensante, inteligente, que logró algo en mi extraño, y que me convirtió en una fuerte amante de su forma de escribir.
Prometo,luego diré que resultados dio, escribirle, como me han dicho por ahí, una carta.
"La vida es tan corta y el oficio de vivir tan difícil, que cuando uno empieza a aprenderlo, ya hay que morirse." Y hoy más que nunca Antes del Fin.

viernes, 20 de junio de 2008

Un film

Hoy recomiendo un film Frances, que lo vivi por motivos de la facultad (L' auberge espagnole o Piso Compartido), pero que me generó que lo recomiende.
Xavier es un Parisino de 25 años estudiantes de economía, que para poder conseguir un trabajo(Obtenido gracias a su padre), debe realizar un intercambio y viajar, por intermedio del programa Erasmus, a España.
Allí se albergará en un piso compartido por otros jóvenes estudiantes de diversos lugares(inglaterra, Alemania,Italia, mismo España, y Francia) y a causa de esto, obviamente, con distintos idiomas. Es un film en donde se refleja claramente, como son las relaciones con individuos desconocidos, y el hecho de estar solos en otro lugar(lo que generará un remplanteo de su vida). Hay además otras cuestiones, pero claro esta, dejo aquí, para que la vean y comenten.
El director:Cédric Klapisch, y el protágonista:Romain Duris
Existe una segunda parte llamada Muñeca Rusas.

lunes, 9 de junio de 2008

¿Por que la deje Ir?

Hace frío en la temprana mañana de mayo de Buenos Aires, la gente camina en busca de de los destinos que los esperará ese día. Sophía se dirige, como siempre a tomar el subte, llega a la estación Callao, y espera, el metro repleto no se hace esperar, se sube con sus anteojos, el portafolio de siempre y el ambo color azul oscuro. Mira a la gente, piensa en sentarse, pero lamentablemente no hay lugar, y falta para bajar, igual no importa, ella esta acostumbrada a ese recorrido que lo hace casi todas las mañanas y casi sin pensar. Mientras mira los rostros de los pasajeros (la mayoría son de tristeza, es que últimamente hay caras cansadas en esta Argentina), ve la cara de alguien que le resulta, conocido, piensa y piensa y no puede creer que aquel hombre con corbata, sea el mismo que conoció, una madrugada en un cordón de la vereda, si era Martín.
Él la mira fijamente, hasta que se acerca y le pregunta Sophía?, y ella con voz muy baja(como aquella primera vez) Martín?. El responde que si. Ahí empiezan el diálogo:
Martín- Veo que te recibiste de médica?
Sophía- Si, si y vos? a ver si adivino, cuando te conocí querías seguir con la música, pero por lo que veo no se si estas en eso, o perteneces a un rockero encubierto en un traje negro?
Martín- (Se ríe) no, me sigue gustando la música, pero decidí terminar la carrera y ser, no se si bueno, lo intento, Contador.
Sophía- A mira vos, interesante…..(en ese momento le mira su mano: si Martín tenía un anillo en el mismo dedo que ella, pero lamentablemente no era el mismo para los dos.). Ahí ella se detiene y no sigue hablando, no puede, un mar emociones estallarán en cualquier momento.
Martín- Y vos además de ser pediatra que es de tu vida?, veo (y lo dice entrecortado) te casaste….
Sophía- (casi tímidamente), si me case al igual que vos (pero no creas cualquier cosa: no me case por Iglesia, vos sabías mi postura, quiero suponer que vos tampoco no?)
Martín- Estas en lo cierto ;me conoces bien; sólo fue por civil. Ella se llama Ana, es contadora como yo.
Sophía- Ah bien (lo dijo con los últimos alientos que tenía). Marcos también es médico.
Sophía- Me tengo que bajar, llegue a Bulnes. Así que adios.
Martín- No espera, yo también me bajo acá…
Salieron de la pesadez del subte. Empezaron a caminar, y llegaron a la plaza gigante cerca del Hospital Fernández. Nadie dijo ni una palabra:ambos sabían que la plaza, les recordaba otra época, en donde soñaban otras cosas, y tal vez otros finales, no estos, sueños que Sophía oculto mucho tiempo. Será el momento de decirlo?, Martín también los había ocultado?.
Todo era silencio…Sophía le pregunto a Martín por que no omitía sonido alguno y el respondió, soy tímido en cuestiones del amor. Se rieron, aunque la risa de Sophía mezclaba tristeza, por el no animarse a tiempo, tal vez otro hubiese sido el destino. Se saludaron y fue ahí cuando Martín la beso, se besaron, como aquella vez en la plaza, aunque ahora era diferente: era otra plaza, otro lugar y diez años después. Martín no dijo nada, ella tampoco, sólo dijo son las ocho tengo que entrar al Hospital, y él sólo dijo y yo al trabajo.
Y antes de irse el pregunto: nos volvemos a ver?...y ella dijo si vos querés?. Sophía se fue caminando en la misma soledad que antes hacia el hospital, el se quedo en la plaza por un rato, y pensó sólo pensó: por que la deje ir otra vez?.

viernes, 6 de junio de 2008

Nietzsche


Hoy estoy en esos días en que tengo que hacer un posteo y no pienso más que: Nietzsche, Nietzsche. Por que?, será por que lo estoy leyendo en este momento?, será por que en sus texto se comprueban lo genial que era este hombre?, o será por que lo estoy viendo de manera brillante en la Facultad; con un profesor que te trasmite todo su admiración hacia él?(tendrían que ver los que son las clases del Lic. J. Plager!), yo no se cual es la causa, cual fuese que sea, no dejo nunca de recomendarlo; asi que aqui sólo digo: Nietzsche, Nietzsche, Nietzsche.
Y como diría Plager; recorda esto: tene cuidado como lo interpretas a este gran pequeño señor!, y no te creas todo lo que te dicen de él:mejor antes de opinar; leelo y volve a leerlo y saca ahí tus propias opiniones!!, y otra cosa Nietzsche(y pensa que te lo estoy gritando:asi lo diría el Lic. Plager),NO enloqueció por sus ideas!(aunque muchos dicen esto, pués claro, se sienten un poco tocados por los pensamientos de este gran FILÓLOGO: estudio del lenguaje).
Asi que no te queda otra de por lo menos(aunque sea de curioso nomás) entrar a la página en Castellano de él!.


"Lo más grande del hombre es que es un puente y no un fin en sí, lo que debemos amar en el hombre es que és un tránsito y un descenso(...)Yo amo a los que no buscan detrás de las estrellas una razón para perecer o sacrificarse, sino que ofrecen a la tierra para que ésta, un día, sea el Superhombre".

jueves, 29 de mayo de 2008

¿Nos volvemos a ver? si vos querés...

El otro día recordé el día en que te vi la primera vez. ¿Te acordas? Era de madrugada, yo estaba sentada en el cordón de la vereda, y vos estabas ahí y te paraste frente a mi, yo no te decía nada, vos no podías mucho decir (quizás algunas copas de más te lo impedían). Igual hablaste: Hola me llamo Martín y vos?, yo seguía muda y sólo con una voz muy baja pude decir Sofía...perdón, como te llamas?, y por tu insistencia(sino no lo hubiese hecho) lo repetí nuevamente: Sofía, sabiduría, me dijiste, me tente, pero si, eso se supone que significa mi nombre. Al tiempo de hablar, te dije que se me hacía tarde y me dijiste: nos volvemos a ver? y te conteste: si vos querés?; bueno dale: el domingo a la tarde te veo en la plaza. Llego el domingo, y aunque dude, fui, estaba puntual, vos llegaste unos minutos tarde, me acuerdo: te dije....muchas cosas sobre mi(que no se si ahora me arrepiento), vos me dijiste mucho sobre vos y en algo coincidíamos, en las cuestiones del amor éramos tímidos. Empezamos a caminar....me tomaste de la mano, me puse colorada.... vos dejaste de hablar y yo también: todo era silencio: hasta que no se como te pregunte si te pasaba algo; vos me respondiste: soy tímido en las cuestiones del amor. Eso fue todo, no había más que aclarar. Te bese, me besaste, nos besamos, perdón me tengo que ir, y vos: nos volvemos a ver? y mi respuesta: si vos querés? Y nos seguimos viendo, ahora a veces me arrepiento, por que tal vez en esas veces que te vi no te dije que era feliz estando ahí con vos. Me llamaste para que nos veamos en la plaza(que era algo como nuestra);esto no puede seguir así, lo acepte, y no dije nada(se que ese era el momento, pero soy una tonta, y de mi boca no salio más que un te quiero, y un gracias por el tiempo vivido y nada más), me levante, vos me agarraste la mano y me dijiste nos volvemos a ver? y te respondí (casi con la voz entrecortada: si, si vos....y lo corte, por que sabía que no era como antes), vos te quedaste sentado allí; te dije chau. Me fui caminando con mi soledad nuevamente y con lágrimas que asomaron en mi rostro: lo sabía ya nada sería lo que fue. Af

viernes, 23 de mayo de 2008

¿Que era el 25 de mayo?


Hoy entre al genial blog de marlboro-country (si digo genial, es por que esta bueno:entren y se rien un rato!). Y el ahí posteo, que se reencontro gracias a los blog o gracias a la internet,con sus ex compañeros del colegio. Y pensaba muchas cosas. Entre ellas, el colegio y lo que significaban éstas fechas,antes por obligación te tenías que poner la escarapela, ahora ni te acordas(sólo que el 25 caé domingo y ese feriado no se pasa), y si tenes algo celeste y blanco es una bandera de casualidad, que te la da la radio más NOVENTOSA y escuchada del país.
Por eso a veces prefiero volver allí a ese lugar,al colegio(aunque en ese momento quería huir como todos) por lo menos no me preocupaba por ese señor que me decia que se había leído todo Sócrates, y que seguramente en un futuro llegaría a Japón rápidamente. Alguién pudo?.
Por eso, repito quién quiere volver?, piensen en que allí no existe La reina Cristina, ni el tren bala(por favor:firmen para que no!), y por lo menos sabemos para que son los feriados.

domingo, 18 de mayo de 2008

Quiero volver a Peumayén,¿ volvemos?


Bueno, hoy trataremos de una forma "objetiva"(algo difícil en mi, más aun de un artista que me gusta), comentar el recital de Ismael Serrano (Perdonen la invasión que hay por aquí, estos días de Serrano, pero lo amerita.). Comencemos llegamos al Gran Rex, el día 15/05/2008, cerca de las 9.15, el recital comenzó a las 9.30 hs (y si aunque no se pueda creer termino a la 1.00 hs). A partir del inicio ya se deslumbraba a ese gran pequeño Español, con su voz suave y particular para cantar o mismo para hablar y presentarte a los músicos(Fredi Marugan, en la dirección musical , guitarras, y bajo; Jacob Sureda, en teclados y bajo; y el gran Javier Bergia en percusión, y en humor, también se podría decir...), y ahí si fue donde nos invito a un mundo a su mundo(Peumayen), y en donde se vivió todo tipo de emociones: Alegrías, risas, y tristezas(por aquellas canciones que marcan siempre algo en nosotros: tienen que saber para los que no lo conocen bien: Ismael es una persona que hace que en las letras te veas reflejado, y que esas historias que cuenta, salvando las distancias, sean las tuyas.). El curso del recital siguió con más canciones(desde el último disco:Si se callase el Ruido, Sesión Continúa, Canción de Amor y Oficina, Zamba del Inmigrante, Casandra, y demás..) y las clásicas que no pueden faltar: Caperucita(hermosísimo tema: hermosa letra), Recuerdo, Vine del Norte(con un público cantándose todo),, Un muerto Encierras, A las Madres de Mayo(con ellas allí presentes), Sucede que a veces, Extraña Pareja, Papá Cuéntame otra vez, Buenos Aires 2001..(y me olvido de muchísimas más.).
Fue un recital, en donde se noto, la conexión de Ismael con público: es intacta!, y donde se reflejó lo que genera(algo que no se le encuentra explicación alguna: es así un hombre canta por tres horas seguidas y no te aburre, es más la gente hubiese querido que se quede ahí eternamente, salio luego de su "final", como cinco veces más.). Por aquí no tenemos mucho más para decir solamente, que si tienen la grata posibilidad de ir a verlo, vayan: les aseguro luego de su visita. van a querer volver a Peumayén….
Pd:Gracias a Cecy(por la foto, y por campirtir estadía en Peumayén,al Igual que Gui..)

Acá un Video( Vine del Norte)
"La esperanza es el Sueño de los Hombres Despiertos"(Aristóteles)

sábado, 17 de mayo de 2008

Meme

Bueno.. Marlboro-Man o Marlobo me encargó una tarea para realizar en casa(a lo cual colegio) y la onda es la siguiente:- Hay que enlazar a la persona que nos puso el meme.- El objetivo del meme es contarles a todos: 6 cosas que NO ME IMPORTAN y 6 cosas que ME GUSTEN MUCHO.
Yo escribió con respecto a lo mio...y aviso que cada uno lo realice en su hermoso..blog:
NO ME IMPORTAN:
Decir mis opiniones póliticas(teniendo a todos en contra).
La maldita linéa del 406, que nunca llega.
El insoportable de Tinelli.
Que me tilden que soy igual que el resto(yo se como soy, y se que no soy así, pero si queres pensar eso: pensalo).
Ir a ver siempre lo mismo.
Algunas personas....

ME GUSTA MUCHO:
Escuchar música
Leer el diario.
Leer: a Sabato, Borges, Nietzsche...y otras cosas.
Caminar bajo la lluvia sóla o en companía
Ir a ver a Cuentos(a un lugar cerrado con poca gente..)
Ir a ver a Ismael Serrano, en donde sea...y con la cantidad de gente que sea...
Bueno ahora le toca a ustedes realizarlo....a ver que resulta....Af.

lunes, 12 de mayo de 2008

Romance Flamenco

Allí es donde quiero vivir, pensando en que andarás haciendo ahora, y que ya nada es lo que era. Que todo resulto ser un amor imposible, que ahora sólo es un recuerdo, que pertenecerá, tal vez, a una tierna y dulce historia de amor.
Igual has de saber que me hubiese gustado irme en la huida que me prometiste, pero no, en ese momento yo era una pequeña criatura, que le tenía miedo a la incertidumbre, a la fragilidad. Perdóname por no dejarme convencer y dormir esa noche contigo.
Todavía esta en mi mente aquel Buenos aires 2001 donde te conocí, viendo pasar trenes que nunca regresaban, y donde yo espera a otro hombre, y vos nada decías, hasta que al fin el tiempo nos unió.
Y ahora estoy acá escribiendo este testamento vital, mientras cae la lluvia tras la ventana y recordando tus palabras del principio: no estarás sola, y tus palabras del fin: anda.
Aunque pensándolo mejor, que linda extraña pareja hubiésemos sido…no? .

Pd: Genialidades del señor Ismael Serrano.

jueves, 1 de mayo de 2008

El lugar donde estan todos lo lugares del orbe,vistos desde todos los ángulos


Esta nota es genial(EL ES GENIAL,mejor dicho),aquí sólo muestro la primera parte en youtube esta entera. O tal vez la pueden ver en el hermoso canal Encuentro.Disfruten!.Af
El periodista es: Soler Serrano

viernes, 25 de abril de 2008

"Eso"

Hacia unos días que no escribía nada, tal vez los pensamientos (luego intentados llevar a lo escrito.), no querían aparecer, se escondían detrás de la nada misma, o quien sabe donde.Y bueno entrando a yahoo, lei sobre el pánico que genera enamorarse : para algunos genera sudoraciones, palpitaciones, y hasta mareos, y que hasta a veces deja de ser agradable las relaciones, aun cuando hay amor verdadero. Y después plantea el miedo al rechazo( que creo esto si es más compartido:quien no le tiene miedo a que no ocurra "eso"?, a lo cual yo llamo enamorarse). Un tema que creo, por más de infinidades de estudios y demás, no se puede explicar tecnicamente por que no tiene un explicación técnica. Ahora bien, y si preguntamos como andamos del "eso"? que respuesta darían?.
Pd: Foto: un instante de la pélicula Eterno resplando de una mente sin recuerdos. Ahi si se ve el "eso", de manera perfecta!

miércoles, 16 de abril de 2008

¿Confusiones?

Situación 1: Estando en el trabajo, intentando hablar con mi primo mientras trabajábamos, yo como soy siempre, empece a hablar de libros, y ahí en ese momento: unas palabras de mi primo: leer libros es pérdida de tiempo, y yo ante semejante respuesta, sólo atine a decir que?, perdón: no es así, leer es lo más maravillo que existe!: todavía recuerdo el colegio, y el primer libro que léi: El Tunel, luego el Aleph, ahí me di cuenta, todo lo que generaba leer libros, con semejantes autores!. La charla continuó con las explicaciones mías(verdades o no:no son afirmaciones) de por que había que leer a diversos autores, y el explicándome que sólo le interesaba leer las noticias(a lo que yo si comparti), pero le volvi a repetir: en el instante que te metes en el mundo de un hermoso libro,no se compara con nada. Nose si le generó algo:igual mañana le voy a regalar algo del señor Sábato(contaré después que resulto de aquello).
Situación 2: Martes, facultad y luego trabajo, me sentía rara y extraña, callada; no podía opinar lo que todos si opinaban:cual era el tema tan interesante? volvio Tinelli, yo seguía muda, alguien me pregunta:como no lo viste?, no lo que pasa es que cambie de canal y pase por canal 7 y estaban dando El Lago de los Cisnes(con Julio Bocca) y mire eso, era tal su cara, que pense: estoy mal?, tendría que mirar a Tinelli: NO(y esto si lo afirmo).Igual sobre gustos....
Pd: la imagen, nada que ver, simplemente Dalí(La tentación De San Antonio), hoy justo hablamos del Surrealismo y de él en la facultad!.Af.

viernes, 11 de abril de 2008

Médico(Consultorio)


A ver... empecemos, hoy era de esos días en los que uno tiene que ir a esos lugares típicos, esperar que lo llamen(por el apellido: en mi caso no), y ser atendidos por un hombre/ mujer, vestido, por lo general, con un gurdapolvo blanco. Si hoy era día de: médico, en esos sitios denominados consultorios con gente que habla e intenta hablar con uno(y uno intenta leer algo, como casi siempre, aunque le recomiendo que no intente leer, seguramente esta esa personita que quiere saber por que acude al doctor, y la respuesta de uno:que es la del silencio, y pensar mientras tanto: que te importa por que vengo. Bueno, se termina la espera y la puerta se abre, el sujeto(ese del gurdapolvo blanco que mencione con anteriodidad: se acuerdan?), llama al "paciente"por su apellido(ah me olvide de mencionarte vos vendrías a ser el "paciente"), que salvo raras excepciones(como es mi caso de la fecha) lo llaman por el nombre. Ahi entramos y comienza ese díalogo con el doctor, que se extiende un poco y te dice que todo esta bien. Termina, me voy; y me despido:cuídese, y su respuesta: ya lo sabes, ya hace más de un año que no fumo(pero como, quién es el médico el o yo?). Vos también cuidate nena: besos y saludos para la familia!. Y se termino!.
Salgo del sitio y lluve(linda la lluvia y el tren que espera, y milagro hay lugar para que aparezca el señor y lo pueda leer!).
Pd: Explicación de la pintura: La lección de anatomía del Dr. Nicolaes Tulp (Rembrandt), la que me acompaño cada vez que pisaba anatomía(algo que deje). Ah y el Señor es Borges!.

domingo, 6 de abril de 2008

Obligación, costumbre o que?

Bueno, Ayer por cuestiones de obligación, tal vez, y por algún otro asunto, tuve que asistir a un Bautismo en la Catedral de Lomas. En el momento que se estaba realizando el acto (en donde el Cura, Padre: llámenlo como quieran, hacía lo que debía, todo el mundo presente en el lugar sólo se dedicaba hablar, y nadie era capaz de pedirles silencio: acaso no estamos en la casa del señor?, eso nos decían siempre de chicos, cuando estábamos en misa). Entonces, en ese contexto me puse a reflexionar el significado que tiene el bautismos, algo que se realiza más por obligación que por otra cuestión y en donde además se efectúa sin el consentimiento del pequeño que recibirá el Bautismo, o acaso se le pregunta al niño si realmente quiere pertenecer a esa religión o no?: NUNCA. Es por caso, que raíz de esto me detengo en dos cosas: una la ya mencionada anteriormente, y la otra, que muchas veces, ni siquiera los mismos padres del mismo niño saben por que lo hacen: sólo lo hacen por una cuestión de “costumbre”, si se puede llamar de algún modo. Y así es, que esa “costumbre” u obligación de los padres (ojo, no siempre los padres están obligados, en muchos casos lo quieren realmente): uno toma la comunión, se confirma y pasa un lapso de su vida en ese lugar llamado y conocido por todos como: Parroquia. A veces pienso si no sería lógico que cada uno decida a que religión quiere pertenecer o si no quiere pertenecer a ninguna. Tal vez estoy equivocada.
PD: Tema aparte: El tratar el por que tanta gente se aboca a las “nuevas” religiones y no a las tradicionales. Pero eso, será en otro momento. Af.