martes, 14 de octubre de 2008

Don Manuel: Barcelona (tercera parte)

La vida de Paloma siguió, él se fue a México, ella no pensó en alcanzarlo, o tal vez en su inconciente, si se fantaseaba con huir tras Lisandro.
Uribelarrea, estaba de igual manera que antes, Don Manuel seguía todas las tardes, sentado en la plaza, ella lo veía rara vez, es que trataba de todas las formas posibles evitarlo. La vergüenza también era dueña de su cuerpo, vergüenza hacia él; Don Manuel, por no saber aprovechar el tiempo que éste hombre le había ofrecido, y que ella, inútilmente lo dejo esfumar, así tan repentinamente.
El invierno estaba próximo aparecer, se hacia sentir en las mañanas, faltaban exactamente quince días para el veinte y uno de junio. Paloma, como solía hacerlo, llego de prisa,pero puntual a la oficina, suelta la pesada cartera, se acomoda en su escritorio, mientras piensa en la rutina del día de la fecha, y es en ese preciso instante que aparece, con su pretenciosa voz ronca provocado por el habano acabado de terminar y por los tantos que seguramente ha fumado la anoche anterior en el bar de la esquina, junto algún agua ardiente,el señor Lönnrot (dueño de la empresa, y por no ser exagerados, de casi todo Uribelarrea) buscando, en forma casi de alteración extrema, a Paloma.
Lönnrot- Permiso, debo hablar con usted Paloma, es urgentísimo.
Paloma- Si señor Lönnrot, ¿que desea?, ¿Ocurre algo?
Lönnrot- Visto y considerando que eres una de nuestras mejores empleados-y tal vez la mejor- de aquí….
Paloma (sonrojada)- Bueno, señor no se si será para tanto…no creo que lo sea
Lönnrot- Si, lo es. Volviendo, hemos decido, que sea usted la que viaje
Paloma (sorprendida)- ¿Qué viaje?, ¿yo?, ¿hacia donde?
Lönnrot- Que viaje a España, para ser más precisos a Barcelona.
Paloma (aun sin lograr entender, y con conjuntos de asombros y alegrías)- ¿A Barcelona?
Lönnrot- Usted sabe todos nuestros negocios, sabe manejarse, no creo que tenga problema allí. Barcelona la espera el veinte y uno de junio. ¿Es que acaso no desea viajar?, ¡no me diga que no puede! usted sabe que suelen parecerme nefastos las esperas y los no como respuesta.
Paloma- Si, lo se, pero ¡por favor! Déjemelo pensarlo esta noche señor Lönnrot, y mañana le comunico la respuesta.
Lönnrot- Pues bien, esperare un día más. Que sea mañana, por que niña: ¡El tiempo se agota!
Paloma salió del trabajo con más dudas en su haber que las que tenía apenas llego a éste, además, una frase del señor Lönnrot le atormentaba su cabeza; “el tiempo se agota”. Estaba cansada de que esa palabra siempre sea determinante de su vida, se estaba empezando a fastidiar de un simple término que supo adorar en su momento: el tiempo.
En el trayecto a su casa, hizo un recorrido por la plaza, sin pensar, que a esas horas se podría encontrar con Don Manuel. Y allí, estaba sentado como si la estuviese esperando. Ella temerosamente intento evadirlo, pero fue imposible, otra vez estaban frente a frente:
Don Manuel (con risa pícara)- No me esquives, yo no te culpo de nada.
Paloma (con tenso tono de voz)- No lo esquivo Don Manuel, si me perdona estoy apurada.
Don Manuel- ¿Apurada para viajar a Barcelona?
Paloma (quieta, sin entender absolutamente nada)- ¿Cómo sabe usted de mi viaje?, ¿Hablo con el señor Lönnrot?, ¿usted se lo pidió? ¿Me puede explicar?.
Don Manuel- ¡Pero mujer yo lo se todo!, ¿es que acaso no te has dado cuenta?, yo puedo, ver, oír, sentir, lo que todos realizan en este pueblo, se cuando van a pasar las cosas, se cuando no serán de esta manera: ¡Lo se todo! ¡Manejo el tiempo!
Paloma- Y por curiosidad…. ¿Usted sabia…?
Don Manuel (pícaro)- ¿Si sabía que no cambiarias el final de tu historia?, si lo sabia, como sabía que los amores cobardes no llegan a amores, y que tal vez ese no era un amor…….
Paloma (realmente atónita)- Me debo ir Don Manuel
Don Manuel- Paloma recuerda que al señor Lönnrot no le gustan los no como respuesta….
Y así pasó la noche, en confusa desesperación. Y la mañana llego y el señor Lönnrot, la esperaba aseado y puntual a las ocho de la mañana en la oficina.
Paloma- Hola señor Lo…. (Y ella no termina de pronunciar su apellido que él la interrumpe para preguntarle su respuesta)
Paloma (con tono de voz firme)- Si, viajo a Barcelona señor.
Lönnrot (jubiloso) – Que placer escuchar esa respuesta muchacha. Barcelona la espera.
Y los días corrieron como si fuesen una maratón, llego el día justo del viaje, pese a su recelo Paloma viajo.
Arribo a Barcelona con varías valijas y maletas, y comenzó una tenaz caminata por el lugar, hasta que de pronto, entre tanta muchedumbre alguien se ofrece a ayudarla.
Paloma- ¿Y usted quién es?
Me presento me llamo Andrés. ¿De Argentina verdad?
Paloma- Si de Argentina, ¿y usted, de Barcelona?
Andrés- No de Madrid, si quiere en viaje hacia su hotel le cuento mi historia…..
Paloma- Será un placer.
Y fue así Paloma no volvió de vuelta a Uribelarrea sólo esporádicamente de visita, aquí sigue todo similar, allá no lo se. Sólo se, que Don Manuel, como siempre, tenía razón: Lisandro no era para ella su amor verdadero.

Pd: Si alguien sabe, que me diga de donde saque el nombre Lönnrot.....

5 comentarios:

Eclipse dijo...

Gracias por pasar por mis blogs... todo un halago!
Te leeré con más tiempo cuando llegue a casa, pero siempre es bienvenida la gente que llega para quedarse, porque siempre hago espacios para todo el mundo.
Los cuatro días que pasé en su ciudad fueron hermosos, ese lugar siempre me ha recibido con los brazos abiertos y me ha hecho sentir muy bien.
Saludos desde este lado del charco.
Amé el cassettito que tiene ahí, ya se habrá dado cuenta de mi amor por los cassettes en uno de mis blogs...

Julia dijo...

HOLA!!
Lo primero que pénsé cuando Ví LONROT fue: DE DONDE CONOZCO ESE NOMBRE!!! estoy casi segura de que es de un policial...

Un detective...

Athur Conan Doyle?

No!

Borges en no me acuerdo como se llama este cuento?

AHH!! NO ME ACUERDO! Pero no quiero googlear, para no hacer trampa!!

Voy bien?

Me encanta el cuento!!

Me gusta mucho la mezcla de narrativa con el teatro!

Besoteess


DECIME SI VOY BIEN!! ajajjaa

Antes del Fin dijo...

Gracias Eclipse..por pasar...y si note su gusto por los cassettes, yo también lo tengo,y si Buenos Aires- más allá de todo- tiene ese nose que..que la hace única...y ojo del otro lado del charco también existe ese nose que...Placer..y por que también es bienvenida!..
Julia: Si, vas bien...ahora recorda a caul pertenece...(no entres al google..si lo te digo que vas bien...jejeje!!!.
Gracias por los elogios!!...Bet!

[avc] dijo...

Hola Bet! Muchas gracias por pasar siempre por mi blog.
Ahora me tengo que ir a trabajar, pero otro día paso con más tiempo y leo esta historia que me intriga.
Besos!

Jor dijo...

Pasando por aqui me he encontrado con un escritor muy bueno.

Dejaba saludos nomas.