miércoles, 9 de julio de 2008

Martina Y Ezequiel: La noche

Martina espera, esta recostada en el pasto contemplando la calma de la noche, mira el cielo, las estrellas, el lucero.
Esta quieta, solo piensa, piensa. Y se aparece en su mente la infancia, su habitación con los juguetes solitarios y tristes, y los ventanales grandes, y se ese jardín inmenso. El jardín, que era el momento de sonrisas: los pies descalzos para correr, correr y ser atrapada por el abuelo Martín.
¿Como se hace para volver el tiempo atrás? ¿Existe alguna fórmula? Quién pudiera….
Ella espera, todo esta en demasía serenidad, ni las hojas de los árboles se caen, ¿será la calma que antecede al huracán? Y llegó, es él: Ezequiel.
Martina: Hola… ven recuéstate acá al lado mió…
( Y Ahí están…son dos extraños mirando el azulino del cielo, contemplando el silencio de la noche).
Se miran, se rozan las manos, ninguno sabe como llegaron a aquel lugar pero llegaron y parece que es para quedarse.
Ezequiel: nunca me hablaste de tu familia, salvo de tu abuelo
Martín
Martina: No hay mucho de que hablar, te hable de Martín por que es el que más quiero
Ezequiel: Y al resto no los queres? ; Como es tu Mamá, tu papá?
Martina: Basta no me gusta hablar de mi Papá lo sabes( y su rostro se vuelve serio)
Ezequiel: Perdón, prometo no preguntar más…
Martina: Y la tuya? Vos tampoco me hablas mucho…Sólo nombras a Sofía, quién es?
Ezequiel: Te lo dije: mi abuela…
Martina: la que esta encerrada en el altillo?, por que está ahí??
Ezequiel: Nadie sabe…
Martina: Levántate, vamos a correr….
Ezequiel (con voz de asombro y miedo): A correr? A esta hora? De noche?
Martina empieza correr, correr, y no para. Ezequiel la sigue. Nada los ata, son felices, se ríen, como niños, juegan como chicos. (Ella se siente que vuelve por unos instante a su infancia.)
Ezequiel: Basta!, me canse…
Martina: Pareces un hombre de ochenta, y tan sólo tenes veinte años….
(Ambos se fundieron en una risa infinita…)
Ezequiel: El otro día fui al altillo, hable con mi abuela, me escucho, le hable de vos…
Martina( con vos nerviosa) De mi?¿ que te dijo?
Ezequiel: Que no te deje escapar, me sorprendió ella no habla con nadie….
Martina: Mira hay coincidencias, mi abuelo sabe algo de vos…
Ezequiel (con cara de sorprendido) Que le hablaste de mi? ¿Bien o mal?.
Martina: (con esa sonrisa parecida a la de la infancia.). Mal, por supuesto. Mentira, siempre que te nombre a vos hablo bien…
Ezequiel: Y te dijo algo?
Martina: Lo mismo que tu abuela… que no te deje escapar.
Ezequiel: Tu abuelo y mi abuela se tendrían que conocer...
Martina: Si, pero no creo que mi abuelo quiera salir…y tu abuela saldrá del altillo?
Ezequiel: No lo se. Lo que si se, es que no te volarás tan rápido de mi vida….
Continuará.....................

5 comentarios:

Vertigo dijo...

Se agradece la aparición de Martina y Ezequiel al señor Gui!

[avc] dijo...

Te gustan las estructuras de diálogo? es por alguna razón? es gente de A DE VERAS?

Qué bueno que lo conociste a Ismael, cómo hiciste??!

(Ah, y yo tb vi hace poco "Piso compartido"... Qué ganas de ver algo de Gaudí!)

Bueno, saludos dps de un comentario tan incoherente, je

Palbo dijo...

Dos elefantes se estaban bañando, y uno le dice al otro: -¿Me pasás el jabón? -No, radio.

Vertigo dijo...

AVC:
Si me gustan las estructuras de diálog.En realidad cuando escribo, que por lo general son las noches, me salen de esta manera. No creo que bien, pero se intenta.Y lo personajes obviamente no son reales, tal vez aparecen de libros/textos leidos, escribi que se agradecía su aparición a Gui, por que a él se le ocurrio los nombres.
Con respecto a Isma(ahora te comemnto en tu blog, lo sucedido!).
Palbo: jajaja?

lahijadelsilencio dijo...

¿Como se hace para volver el tiempo atrás? ¿Existe alguna fórmula? Quién pudiera….

Ojalá se pudiera...
A veces me lo pregunto yo tmb, pero sé que lo que pasó ( o no pasó) hacen que seamos los que somos ( uff me re complique ..pero se entiende no?)